Tres mentiras y manipulaciones que se lleva el viento - la segunda

Enviado por tortilla el Mar, 21/06/2022 - 11:44

Francisco Bautista Lara, 21 de junio 2022
https://franciscobautista.com/2022/06/21/tres-mentiras-y-manipulaciones-que-se-lleva-el-viento-segunda-de-tres/

La segunda mentira: Instalarán base militar rusa en Nicaragua.

La verdad: Nicaragua continúa fortaleciendo relaciones cooperación, asistencia humanitaria y el enfrentamiento contra el crimen organizado con ejércitos de varios países.

A la memoria del Dr. Aldo Díaz Lacayo (1927-2022). Historiador de la patria.

A partir del trámite legislativo periódico para aprobar el ingreso de militares del extranjero y la salida de nacionales en labores correspondientes, de manera mal intencionada, algunos actores políticos y medios de comunicación nacionales e internacionales, difundieron falsedades y tergiversaciones, señalando el proceso como inusual y visibilizando únicamente la que correspondía a la autorización de militares y medios rusos, obviando su temporalidad y la inclusión de centroamericanos y estadounidenses, entre otros, ignorando el proceso cotidiano de cooperación e intercambio, llegando al extremo de referir la “instalación de una base militar rusa en Nicaragua”, haciéndose eco de la descomunal “rusofobia” que occidente pregona con irresponsabilidad xenofóbica y agresiva, pretendiendo contaminar con sus problemas, desequilibrios, prejuicios y dependencias al resto del mundo.

Esa absurda mentira plagada de manipulaciones, difundida desde los pasillos del Departamento de Estado, expandida por las cadenas transnacionales del terrorismo mediático y los lacayos de la desinformación que sacan de contexto y sobredimensionan la realidad según los contaminados intereses de un extinto orden mundial unipolar, incluso por algunos gobernantes desinformados y despistados como el recién inaugurado presidente de Costa Rica quien, con más de lo mismo, hizo eco a las manipulaciones. Alexandr Schetinin, del Dpto. de América Latina del Ministerio de Exteriores ruso, criticó el “revuelo en torno al permiso otorgado por Nicaragua” que incluye a varios países, se ratifica cada año y que en esta ocasión “se ha inflado sin fundamento” (EFE, 16.06.22).

Muchas de esas voces propagadoras de calumnias e infamias obvian denunciar lo evidente: a EE.UU. por mantener una base militar en Guantánamo, su primera instalación militar extraterritorial enclavada en esta bahía Cuba y que fue instalada durante la oprobiosa ocupación militar al concluir la guerra hispano-estadounidense de1898 y continúa allí en abierta violación al derecho internacional y a la voluntad soberana del digno pueblo y gobierno cubano. La presencia de una base militar extranjera es una violación a la soberanía de los países receptores “justificada” por el presunto “beneficio mutuo para la seguridad”, pero en realidad es una imposición que lesiona la libre autodeterminación al entregar parte del territorio nacional a fuerzas militares extranjeras que condicionarán las decisiones nacionales.  La agresiva y cuestionada política interventora e injerencista norteamericana ha desplegado unas 800 bases militares de distinto tamaño en 100 países del mundo para afianzar su dominio y expansión imperial, de las cuales 76 están en América Latina y el Caribe, entre ellos en Colombia, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Chile y Perú.

Una verdad es evidente en Nicaragua no hay ni habrá bases militares de potencia extranjera, este pequeño país no es enclave de ninguna potencia extranjera y rechaza las intromisiones externas de cualquier naturaleza, no acepta someterse a dictados hegemónicos injerencistas, es nación soberana e independiente que preserva su autodeterminación y actúa en consecuencia.

La Constitución Política de Nicaragua (1987 y sus reformas), en el artículo 92 establece que: “Se prohíbe el establecimiento de bases militares extranjeras en el territorio nacional. Podrá autorizarse el tránsito o estacionamiento de naves, aeronaves, maquinarias y personal militar extranjero para fines humanitarios, adiestramiento, instrucción e intercambio, siempre que sean solicitadas por el Presidente de la República y ratificados por la Asamblea Nacional”.

Nicaragua ha estado abierta a mantener relaciones de respeto y cooperación con todas las naciones en correspondencia con la voluntad histórica y política asumida desde el triunfo de la Revolución Popular Sandinista el 19 de julio de 1979, por lo que su institución armada “para la defensa de la soberanía, de la independencia y la integridad territorial” (Constitución Política, arto. 92), ha cultivado diversos vínculos de asistencia técnica, humanitaria, de capacitación y para la lucha contra el crimen organizado transnacional, en particular, en el marco del sistema de integración regional, con las Fuerzas Armadas Centroamericanas (Guatemala, El Salvador, Honduras y República Dominicana), con Estados Unidos de América, Estados Unidos Mexicanos, Cuba, Venezuela, Japón, Rusia, y otras naciones del mundo.

Nicaragua estableció relaciones diplomáticas y de amplia cooperación con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) el 18 de octubre de 1979 y continuó con la Federación de Rusia desde 1990. Un ámbito de estas relaciones es entre las instituciones militares de ambas naciones: primero con el Ejército Popular Sandinista y después con el Ejército de Nicaragua.

El 14 de junio del corriente la Asamblea Nacional aprobó la “Autorización de ingreso al territorio nacional de naves, aeronaves y personal militar extranjero con fines de intercambio y asistencia humanitaria en beneficio mutuo en caso de situaciones de emergencia, así como la salida de tropas, naves y aeronaves nicaragüenses fuera del país durante el segundo semestre del año 2022”. En el decreto se incluye a las fuerzas armadas y ejércitos de Guatemala, El Salvador, Honduras, República Dominicana, México, Cuba, Bolivia, Venezuela, Estados Unidos y Rusia. Entre 2007 y 2022 el poder legislativo, a solicitud del ejecutivo, aprobó 40 decretos de similar naturaleza, y antes de 2007, al igual que ahora, con una frecuencia de dos autorizaciones anuales, según las necesidades nacionales de profesionalización, intercambio y asistencia humanitaria de las fuerzas armadas en sus relaciones de amistad y cooperación.

A manera de ejemplo, el anterior decreto de noviembre 2021 (No. 8775), autorizó el ingreso de militares de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas, EE.UU., Rusia, México, Venezuela, Cuba y República de China-Taiwán (cuando había relaciones diplomáticas: 800 efectivos y 2 naves de la flotilla de instrucción de su Fuerza Naval para realizar visita de cortesía e intercambio). En noviembre 2019 (decreto 8619) y junio de 2017 (decreto 8281), autorizaron el ingreso de militares de igual origen. En junio de 2015 (decreto 7785), además de los de procedencia anterior también llegaron militares de Japón. De EE.UU. son de varios cuerpos armados, entre ellos, de ingenieros, la Guardia Costera, la Guardia Nacional y Fuerzas Armadas.

Esta mentira, como ocurrirá con todas, se desvanece y también se la lleva el viento…

Continuará…