Consejo Supremo Electoral sobre la OEA y la Unión Europea :
"los informes no se ajusten éticamente a la verdad de lo que ocurrió el 6 de noviembre"
.

Entrevista con Dr. Roberto Rivas, Presidente del Consejo Supremo Electoral

24 de noviembre 2011, por Tortilla con Sal

Tortilla con Sal : Ha habido mucho comentario con respecto a los informes sobre las elecciones nacionales en Nicaragua elaborados por la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos. ¿Nos puede dar su opinión sobre estos informes y las de otras organizaciones como el Consejo de Expertos Electorales Latinoamericano ?

Roberto Rivas : Claro que sí, con todo gusto. Tenemos opiniones, lógicamente, como he explicado en entrevistas anteriores, sin lugar a dudas, en los organismos como la misión de la Unión Europea y la misión de la Organización de Estados Americanos se mantiene una presión constante, no solo de parte de los grupos de partidos minoritarios como es el extinto MRS y el PLI, el Partido Liberal Independiente,  sino que también se mantiene una presión externa.

Por un lado la Unión Europea y algunos capitales europeos que se dejan un poco, diría yo con mucho respeto por la soberanía y la autodeterminación de cada pueblo, se dejan un poco llevar por lo que algunos políticos nicaragüenses que visitan a estos embajadores todos los días y dan informes totalmente distorsionados de la realidad. Igualmente la Organización de Estados Americanos se ha visto presionada, y sí le voy a decir con nombre y apellido, por los Estados Unidos de América, con mucha fuerza, porque en reuniones privadas y confidenciales me han expresado eso.

¿A qué se debe que estos informes solo recogen lo que dice un poco el partido que no ha ganado las elecciones? Me preocupa que no recoge lo que nosotros hemos puesto en conocimiento de ellos. Por ejemplo, la Organización de Estados Americanos, si recordamos el 6 de noviembre, el Señor Dante Caputo salió a las 2 de la tarde diciendo que en 10 mesas electorales no se le había dejado ingresar. Nosotros tenemos pruebas certificadas por los tribunales de esas mesas electorales que, en 9 de las 10,  a las doce del día había ya a lo interno de esas mesas electorales presencia de la Organización de los Estados Americanos y que el problema había sido resuelto.

Esto no es un problema de mayor magnitud. Ellos lo han querido dar como un problema de mayor magnitud. Yo sigo pensando que una muestra de 52 juntas o mesas electorales  de 12,960 no da una muestra representativa. Ni pueden decir que porque no dejaron ingresar alguien de las mesas, el 20%  del resultado de las elecciones  no es correcto.

Me parece que no hay un instrumento científico. Yo sí les pedí, en una carta, que me pusiera en una comunicación oficial, que pusieran el instrumento científico que utilizaron para sacar una muestra de 12,960  mesas electorales  de 52 únicamente y que quieran  extrapolar el hecho de que en 10 mesas electorales en que hayan tenido problemas en el ingreso en la mañana, no por la tarde porque el problema fue resuelto, que eso representa que hubo dificultades en 20% de las mesas en las elecciones de las 12,960.   

Eso por un lado. Por el lado de la Unión Europea, yo no vi en el informe de ellos en ningún momento el hecho de que a ellos se les llamó, junto con la Organización de Estados Americanos y el Consejo de Expertos Electorales de Latinoamerica  y el Consejo Nacional de Universidades, a una reunión en este despacho específicamente, donde se le dijo al PLI, a la Alianza del Partido Liberal Independiente de que ellos habían introducido al Consejo, habían nombrado, una serie de fiscales de mesas electorales que no correspondían a los lugares de residencia de estos fiscales.

Si bien es cierto que la ley no lo prohibe, aun así para nosotros era razonablemente imposible que una persona del Caribe nicaragüense, que estaba en el padrón en el Caribe nicaragüense, que se había registrado o verificado que iba a hacer su voto allí, estaba siendo nombrado en ciudades como Ciudad Antigua en Nueva Segovia  en el norte del país. O sea, para eso se requiere viajar en avión o viajar por tierra durante catorce o dieciséis  horas, si es que el tiempo lo deja realmente transitar.

Se les mostró aquí la cantidad de inconsistencias que tenían ellos en los nombramientos de fiscales. Se les hizo ver, incluso les proyecté en un Datashow, todo el problema que tenían ellos con sus fiscales y les pedimos que los corrijeran o que los dejaran allí si eso era la intención de ellos.

Ellos aceptaron de que habían tenido un error y entonces eso hizo que cambiaron los nombres de 19,000 fiscales de mesas electorales, 19000 de 25000. Lógicamente, esto nos llevó a nosotros a un proceso de tensionamiento en la producción de las credenciales, porque superó nuestra capacidad instalada el tener que hacer en 36 horas las 19,000 nuevas acreditaciones a los fiscales de las mesas electorales.

Cuento todo esto porque estas cosas no las vi reflejadas en el informe de la Unión Europea ni en la de la Organización de Estados Americanos, lo cual me parece que están faltando a la ética. Porque si bien mencionan los supuestos problemas presentados por una parte, pues también debían de presentar los problemas presentados por la otra parte.

Por ejemplo a la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos puse en conocimiento de ellos, a las tres de la tarde del día 6 de noviembre, por escrito, y tengo el recibido, de que 30 mesas electorales y su material habían sido quemados por activistas de la Alianza del Partido Liberal Independiente. Y ninguno de los dos informes recoge ese elemento.

Entonces me parece que los dos informes, más que parcializado, lo siento que fueron un poco presionados por fuerzas externas y lógicamente movidos por fuerzas internas del país y esto hace que los informes no se ajusten éticamente a la verdad de  lo que ocurrió el 6 de noviembre.

TcS : ¿Cómo compara usted los informes de la Unión Europea, de la OEA con los informes del Consejo de Expertos Electorales Latinamericano y de los representantes de los Protocolos de Tikal y de Quito?

RR: Desde mi punto de vista con todo respeto para la Unión Europea, respeto que no han tenido con nosotros, y para la Organización de Estados Americanos, para mi como autoridad electoral vale más un informe de expertos electorales que han sido presidentes, que han sido magistrados de organismos electorales, que han conducido procesos electorales y que han sido observados por la Organización de Estados Americanos y por la Unión Europea.

Es gente que sabe hacer elecciones. Les han tocado hacer elecciones y saben las dificultades que tenemos en América Latina, con los registros por ejemplo, y eso no permite que los padrones electorales sean totalmente puros. Hay que recordar que somos países del Tercer Mundo, que estamos intentando superarnos poco a poco.

Pienso que el informe del CEELA es un informe muy profesional. Son gente que saben de elecciones. Visitaron 102 o 103 municipios, de los 153, en su jornada de acompañamiento o observación electoral. Y ellos han sido muy claros en decir qué puntos aconsejan ellos, con todo el respeto, que las autoridades nicaragüenses deben de buscar como subsanar o como corregir. Y qué puntos han sido muy fuertes dentro del proceso, como es la legitimidad que el mismo pueblo le ha dado al participar con 2,600,000 electores de un padrón electoral real estimado de 3,300,000. Entre el 79% y el 80% del padrón real ha participado en este proceso electoral. Así que doy más validez, sin lugar a duda, a un informe hecho por expertos  en la materia que a un informe elaborado en base a presiones tanto nacionales como internacionales.

TcS : Usted en muchas ocasiones en el pasado ha explicado que usted y sus colegas son más que consciente de la necesidad de cambiar y hacer una reforma a la Ley Electoral. ¿Será posible hacer una reforma adecuada a la ley en el nuevo contexto legislativo?

RR : Sin lugar a dudas hay la voluntad política, porque he conversado con algunos de los diputados electos, de atender la demanda de una reforma electoral que el Consejo Supremo Electoral ha estado planteando desde hace mucho tiempo.

Por ejemplo, la despartidización de las mesas electorales y de los Consejos Electorales Municipales y Departamentales, sustituyendo, en vez de que sean representantes de los partidos políticos, por el sector de la educación, por estudiantes de bachillerato, por estudiantes de las universidades, por personal académico de las universidades o por personal del sector de salud que son realmente donde están las mesas electorales ubicadas. Los 4996 puntos en el país están o en escuelas o en Centros de Salud o en universidades, en un 98% o 99%.

Entonces sería muy fácil para el Consejo Supremo Electoral nombrar a las autoridades de las mesas electorales, como de los municipios y los departamentos, en base a un listado que se haya suministrado por el Ministerio de Educación o suministrado por el Ministerio de Salud en base a alguna base de datos que hay de todo este tipo ciudadanos que pueden prestar su colaboración el día de las elecciones.

Esa es una de la reformas elementales que pienso que puede pasar. Creo que la ley probablemente en este período legislativo, ya que tenemos elecciones municipales, no va a ser reformada totalmente, pero si se va a reformar aquellos elementos que han generado algún punto de tensión  en estos procesos electorales.

Entonces dice la Unión Europea y dice la Organización de Estados Americanos que hay partidización en los tribunales electorales. Está bien. Vamos a quitar que sean los partidos los que están representados. Vamos a poner que sean estos sectores de productores, del sector de salud, del sector de la educación, de los sectores de la educación superior de las universidades o del sector de justicia por ejemplo. Tenemos en Casas de Justicia, en muchos lugares, mesas electorales, entonces fácilmente  pueden integrar estas a las mesas electorales  y entonces estaríamos dando un paso.

También otra reforma que se puede manejar es la eliminación, por ejemplo, del capítulo en la ley electoral que habla de los medios de comunicación al servicio del Consejo Supremo Electoral. Porque ese artículo se ha venido arrastrando desde 1984, cuando por las condiciones de la guerra que tuvimos en Nicaragua era totalmente distinto el sistema de información que se tenía, lógicamente  había que proteger los intereses del país, por lo tanto los medios eran prácticamente estatales. Hoy por hoy, casi todos los medios son privados, solo queda una emisora del Estado que es la radio nacional. Así que yo creo que es un capítulo a reformarse a lo inmediato.

Y sí, meteríamos un poco más con respecto a los delitos electorales, por ejemplo, porque creo que hay que buscar como hacer que algunos sectores muy reducidos aprendan  a respetar la voluntad de las mayorías. Creo que esta es una elección de que la legitimidad se ha dado el pueblo. No se le va a dar ningún informe de la Organización de Estados Americanos ni de la Unión Europea ni de la CEELA mismo no del Consejo Nacional de Universidades. Se le ha dado el pueblo depositando sus votos en las urnas de manera secreta y directa, como dice nuestra Constitución Política.

TcS : ¿Hasta qué punto piensa usted y sus colegas que va a ser posible reformar la ley electoral de una manera que va a satisfacer la oposición política en el país?

RR : Pienso que si estos 26 diputados de la oposición van a trabajar constructivamente con una política de consenso, porque de parte de los diputados del partido del gobierno ya he escuchado y ellos han dicho públicamente que el hecho de tener una mayoría más que calificada de 62 más el Vice-Presidente 63, aun con esa mayoría calificada ellos prefieren actuar por consenso en la aprobación de las leyes.

Ahora falta que la otra parte tenga la flexibilidad y la capacidad política para que en ese foro político por excelencia, que es la Asamblea Nacional, puede darse ese consenso y participar en esas reformas que tanto les ha preocupado a ellos. Probablemente ellos hoy van a tener una posición distinta cuando se habla de despartidizar las estructuras electorales, porque ellos van a decir “ah bueno, ahora nos toca ser parte de las estructuras, entonces ahora es bueno que están partidizadas la estructuras electorales”.

TcS : Ha habido mucha especulación sobre una posible reformación del Consejo Supremo Electoral. ¿Cómo ven usted y sus colegas el tema de posibles cambios en el Consejo Supremo Electoral?

RR : Aquí lo importante no es lo que diga la Unión Europea o la Alianza PLI o los organismos de la auto-llamada sociedad civil. Aquí lo importante es si los magistrados han cumplido o no han cumplido con su deber. Eso es bien importante.

En segundo lugar, este es un resorte del legislativo, de la Asamblea Nacional, que a propuestas del Presidente de la República y de los diputados mismos pueden componer un nuevo Consejo Supremo Electoral y proponer listas de personas que ellos consideren apropiadas. Yo pienso, y no con la intención de pretender mantenerme en el cargo, de que los países en América Latina  somos tan pobres que no debemos de estar gastando dinero en estar pasando por el proceso de aprendizaje de cada tribunal electoral.

Soy de la idea, y lo he manifestado en distintas foros internacionales donde he participado como presidente de este Consejo Electoral, que la verdad es que se debería de valorar en todos los países la experiencia que tienen los miembros de los tribunales electorales porque el hecho de elegir personas que no tienen la experiencia conlleva a un proceso de aprendizaje y puede llevar a situaciones sumamente difíciles. 

La verdad de las cosas es que aquí lo que la oposición está demandando, que en alguna medida es lo mismo que la Unión Europea ha dejado entrever, de que cambien el Consejo Supremo Electoral, no es nada más que una frustración por los resultados electorales. Esa es la realidad de las cosas. Es una frustración porque ellos no se imaginaron que el pueblo de Nicaragua iba a votar de la forma en que lo hizo, algo que todos desconocíamos desde antes.

Pero las encuestas, en las cuales si no tengo un instrumento científico en frente yo no doy mucha credibilidad, pero sin embargo hubo una coincidencia en todas las firmas encuestadoras, las que no están con el gobierno y las que son afines al gobierno, y hubo una coincidencia con el voto tal como se generó el día de las elecciones. El Presidente Ortega como candidato ha ganado la elección con 62.54% es algo que en la corte historia democrática de Nicaragua no se ha vista desde las elecciones de 1984 a la fecha.

Así es que yo creo que un cambio del Consejo Supremo Electoral va a tener que evaluar la Asamblea. Se va a ver el Presidente de la República hacer su propuesta. Me imagino que él valorará. Es un hombre que tiene una gran experiencia en la política. Tiene más de veinte años de estar en la vida normal de la política y un montón de años en la clandestinidad y en la cárcel. Entonces él tiene un cumulo de experiencia y sabrá proponer ante la Asamblea Nacional personas que él considera que tienen una capacidad para llevar adelante un proceso electoral.

TcS : Dentro de pocos meses van a tener que estar preparando por las elecciones municipales del año que viene.¿Cómo ven usted y sus colegas las perspectivas para que el proceso se desarrolle de una manera tranquila y sin controversia?

RR: Todos los ataques al Consejo Supremo Electoral han sido ataques injustas, porque como yo siempre he dicho, el Consejo Supremo Electoral como órgano máximo del Poder Electoral no cuenta los votos. Los votos se cuentan en las mesas electorales. Nosotros lo que hacemos únicamente es trasmitir al pueblo y acreditar a quien el pueblo elija, porque es el pueblo que ha depositado su voto y su voto ha sido debidamente contabilizado en cada tribunal de esas mesas electorales, porque son pequeñas tribunales electorales.

Después de las elecciones municipales de 2008, en que se hizo ataques injustos a la autoridad electoral, me pareció de que el proceso electoral de 2011 transcurrió con una tranquilidad y con mucha fluidez, sin mayores contratiempos. Los partidos políticos desde el mes de noviembre de 2010 expresaron su intención de participar en un escrito que presentaron al Consejo. Los tiempos del Calendario Electoral se respetaron a excepción de la inscripción de los candidatos de diputados, porque todas las organizaciones políticas a excepción del Frente Sandinista, nos llamaron por teléfono pidiéndonos que ampliamos el plazo unos 15 o 16 días más para poder ellos hacer las propuestas de sus diputados.

El resto de los tiempos han sido respetados. La Unión Europea me hicieron un señalamiento de que habíamos adelantado los resultados. Nosotros ponemos en el calendario los tiempos máximos de acuerdo a los recursos de revisión o de impugnación que se han presentados. Pero si esas impugnaciones, apenas 18 juntas nulas que habían en el país, que es una tontera en relación al total de 12960, las impugnaciones eran muy pocas y fueron resueltas dentro de los tiempos de ley, nosotros tenemos toda la capacidad y la autoridad que nos da la ley para levantar esos resultados electorales.  

Esto le dice que el proceso realmente transcurrió con toda la tranquilidad. Son estos elementos que se salen del control, producto de las presiones de algunos políticos internos que viven a diario en las embajadas en recepciones tratando de convencer a los embajadores de que el sistema electoral de Nicaragua es un sistema electoral que no es efectivo. El sistema electoral de Nicaragua es uno de los sistemas más duros en América Latina y tiene más candados para evitar un fraude que cualquier otra legislación electoral en América Latina, esto en derecho comparado.

Entonces ¿qué perspectivas vemos en cara a las elecciones municipales? Uno, ya tenemos que hacer la convocatoria. Dos, creo que los partidos políticos van a participar, porque no participar en una elección es perder su personalidad jurídica. Y eso les va a llevar a participar en los procesos electorales. Tres, aquí el enfoque que le está dando hoy por hoy al resultado de esta elección es totalmente distinto a 2008.

Ya se está sacando que es un problema estructural, de que es un problema de la ley, de que es un problema del Consejo, de los que integran el Consejo, porque lógicamente algunos de la sociedad civil quisieren venir a ocupar estas sillas que nosotros ocupamos, porque lo dejan entrever claramente todos los días en sus entrevistas.

Creo que en las elecciones municipales tienen que haber un proceso que debe de transcurrir con la misma tranquilidad y con la misma fluidez que transcurrió el proceso electoral recientemente pasado.

TcS : ¿Será posible para organizaciones como Ética y Transparencia o Ipade recuperar su legitimidad y su credibilidad?

RR : Lo veo muy difícil. Creo que Ética y Transparencia se ha enterrado en este proceso electoral. Cuando digo que se ha enterrado, me parece que han quedado sin ninguna validez, sin ninguna autoridad moral. No tengo esa expresión  de Ipade. Creo que Ipade actuó con más madurez que Ética y Transparencia. Ética y Transparencia fue crítica, destructiva desde el inicio del proceso. Habló de fraude, de que el Poder Electoral iba a hacer un fraude de magnitud increíble y lógicamente tenían que ser consecuente con su discurso.

Razón por la cuál yo dije públicamente no los acreditábamos como observadores nacionales, en vista de que estas instituciones vienen hablando durante más de dos años de que este Consejo Electoral va a hacer en noviembre un fraude. Ellos iban a tener que ser consecuente con su discurso y decir que había habido fraude para poder ser creíble. Si no, no iban a venir a decir “hemos estado equivocado durante dos años y las elecciones transcurrieron con toda normalidad” como en efecto transcurrieron estas elecciones.

Aquí no hubo junta que no se abriera. Sí, habían las 30 juntas quemadas y las 18 nulas, que con la diferencia que hay entre primer y segundo lugar no hubiese cambiado ni en un medio punto cinco por ciento el resultado de las elecciones. Así es que estos organismos han quedado totalmente fuera. Específicamente Ética y Transparencia, Ipade no sé si va a recapacitar. El problema de Ipade es que tiene mucho nexo con  el extinto partido o grupo político que se llama MRS y eso lógicamente lo hace tener un sesgo.

Sin embargo en declaraciones públicas, noté mayor madurez en el director  de Ipade que en el de Ética y Transparencia. El director de Ética y Transparencia hizo unas declaraciones muy viscerales, muy llenas de mentiras, de falsedades, llenas de una serie de acusaciones sin ninguna prueba, sin ningún documento o soporte.  La verdad es que si nosotros decidiéramos llevar a un proceso a esta gente creo que tendríamos todos los elementos probatorios para decir que estas personas han tratado y atacado para acabar con la institucionalidad de este país.

TcS : ¿Cómo  valoró usted la participación como observadores nacionales del Consejo Nacional de Universidades y del Centro de Derechos Humanos, Ciudadanos y Autonómicos (CEDEHCA)?

RR : Muy activa, muy buena. Hay que ver que CEDEHCA tiene su fortaleza en el Caribe nicaragüense. Entonces su presencia allí fue mucho más fuerte que en el centro y el Pacífico y el norte del país. En el caso del Consejo Nacional de Universidades, tuvo una muy buena participación porque fue un proceso de acompañamiento u observación muy integral. Ellos hicieron conferencias con capacitación cívica. Ellos tenían miembros acreditados en más de 3000 juntas receptoras de votos. Hicieron un conteo rápido que coincidió con lo de la OEA y coincidió con los resultados reales del Consejo Supremo Electoral.
 
Yo lo valoro  muy positivo. Creo que fue una experiencia muy buena para Nicaragua el hecho de que el mundo de las universidades, lo que son los académicos, lo que son los estudiantes y el personal administrativo de estos centros de educación superior, traten de acompañar estos procesos electorales.

También tuvimos una presencia en todos los centros de votación de un representante de la  Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos del Estado de Nicaragua, el defensor de los derechos humanos del Estado de Nicaragua. Realmente la participación de ellos fue muy positivo. Lo valoro altamente positivo la participación tanto de CEDEHCA y el Consejo Nacional de Universidades como la de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos.

TcS : Muchas veces cuando se comenta sobre los procesos electorales  se deja a un lado el aspecto económico. ¿Usted piensa que el Consejo Supremo Electoral tendrá suficientes recursos para dar una respuesta adecuada a las exigencias a qué la institución será sometida en 2012?

RR : Este año el presupuesto ha quedado corto en una cantidad de aproximadamente unos 80 millones de córdobas. Estamos mirando las posibilidades de una reforma presupuestaria en ese sentido, producto de una serie de elementos muy positivos, como es la actualización de recursos. Tenemos un centro de cómputo muy bueno, pero tenemos que actualizarlo. 

Se introdujo la figura institucional por primera vez del responsable de centro de votación que es un funcionario del Consejo Supremo Electoral y que nos sirvió para trabajar el conteo paralelo que funcionó muy bien, íbamos casi a la par con los resultados que iban siendo exactamente iguales.

Lo que ocurre en Nicaragua es que en el gobierno del Ingeniero Enrique Bolaños, por alguna razón que desconocemos, ellos destinaron un techo presupuestario para las elecciones nacionales  de seiscientos cincuenta millones de córdobas aproximadamente y para las elecciones municipales de cuatrocientos cincuenta millones de córdobas, doscientos millones menos. 

Lamentablemente, como le explicaba al Ministro de Hacienda hace poco, las elecciones municipales implican una movilización mucho más grande que las elecciones presidenciales. Porque en las elecciones presidenciales uno solo tiene la data variable de los diputados departamentales. En las municipales uno tiene 153 datas variables de los 153 alcaldes por un lado con sus vice-alcaldes, y los 153 consejos municipales propuestos por cada organización política.

Entonces lo lógico sería que el presupuesto para el Poder Electoral el próximo año para lo que es el fondo de elecciones, no me refiero al fondo ordinario, debería de ser al menos igual al que se tuvo para este proceso electoral. No está planteado así en la solicitud de reforma presupuestaria.

Pero he hablado ya con algunos diputados y vamos a ver si logramos incidir que al momento de aprobación, que creo que será en el mes de enero del próximo año porque yo diría que ya no hay tiempo para aprobarlo este año, si en el presupuesto del 2012 se puede incluir que el presupuesto para las elecciones municipales sea por lo menos igual a lo de las elecciones nacionales.