NUEVA RADIO YA : "De manera inmisericorde llegaron a causar estrago total a una emisora que durante años, durante décadas también, se había dado la tarea de ayudar a cada una de las personas de las familias nicaragüenses"

Submitted bytortilla onJue, 28/05/2020 - 07:34

Tortilla con Sal, 28 de mayo 2020

 

Entrevista de Tortilla con Sal con Carlos Alfaro,
reportero deportivo de Tu Nueva Radio Ya

23 de abril 2020

Tortilla con Sal : ¿Cómo fue tu experiencia personal de los ataques a Tu Nueva Radio Ya durante el fallido golpe de estado en 2018 y especialmente el asalto que incendió y quemó la radio el 28 de mayo 2018?

 

Carlos Alfaro: El primer ataque que se había generado contra la radio ocurrió el 21 de abril. Desde ese primer ataque hasta el 28 de mayo la situación fue bien compleja para nosotros. Fue de bastante presión. Día a día existía una zozobra de qué nos iba a ocurrir dentro de la radio porque si hubo una experiencia positivo en medio de lo negativo era que desde el 21 de abril cuando nos aquejaron la primera vez, todo el personal de la radio se compactó y se unió. Lo vimos como una familia que todos debíamos de estar juntos.

 

El 28 de mayo en horas de la mañana como siempre hubo un asedio. Hubo aquella tensión, bombas morteros, bombas molotov pero fue aproximadamente a eso de las 11.30 de la mañana en que comenzó el fuerte ataque nuevamente a Tu Nueva Radio Ya. Estábamos de acuerdo enllavados, las luces apagadas en la parte de afuera en el lobby de la radio, las luces estaban apagadas. Solamente se encendían las luces de la cabina para poder realizar el trabajo y transmitir de lo que estaba ocurriendo.

 

Llegaron soltando las bombas molotov, soltando además bastante morteros. Nos atacaron de la parte en frente, de la parte del costado este de la radio y eso generó una zozobra increíble. Entre los trabajadores de la radio había bastante damas llorando y recuerdo que durante el momento del ataque movilizarse fue difícil incluso para poder respirar, porque había fuego a lo interno de la radio.

 

Unas compañeras comenzaron a hacer un círculo de oración pidiéndole a Dios que nos ayudara ,que nos protegiera ante el momento difícil que estábamos atravesando. Fue un momento para el olvido. La familia de cada uno de nosotros nos llamaban por teléfono en ese momento para saber cual era la situación que estábamos viviendo al interno de la radio. Yo en lo personal recibí una llamada de mi esposa, de algunos amigos, incluso familiares que viven en Estados Unidos estaban comunicándose conmigo para saber cual era la situación, si realmente estábamos en peligro.

 

Para evitar nosotros caer en la alteración también de los nervios de nuestros familiares, les decíamos que estábamos bien. Pero en realidad estábamos mal. Estábamos siendo atacado. Estábamos siendo víctimas de un intento de asesinato por los golpistas quienes de manera inmisericorde llegaron a causar estrago total a una emisora que durante años, durante décadas también, se había dado la tarea de ayudar a cada una de las personas de las familias nicaragüenses.