DANIEL : "Lo que determina realmente es el hecho de que el Pueblo nicaragüense se ha posesionado de ese Concepto de Reconciliación"

Submitted by tortilla on Mié, 13/09/2017 - 09:22

Acto en Conmemoración del 38 Aniversario de la Policía Nacional

11 de Septiembre del 2017

Palabras de Rosario
Lectura Acuerdo Presidencial 140-2017

Vamos a dar lectura al Acuerdo Presidencial Número 140-2017 : “El Presidente de la República de Nicaragua Comandante Daniel Ortega Saavedra,
Considerando :

1. Que el Artículo 44 de la Ley 872 “Ley de Organización, Funciones, Carrera y Régimen Especial de Seguridad Social de la Policía Nacional”, faculta al Presidente de la República, para aprobar e imponer en Ceremonia Solemne los Grados de Comisionado General, de acuerdo a los Cargos que correspondan según las Normativas establecidas.

2. Que los Comisionados Mayores Jaime Antonio Vanegas Vega, Denis Víctor Pérez González, Marvin Antonio Castro Orozco y Fernando Antonio Borge Aguilar cumplen los requisitos establecidos en la Ley y demás Normativas para ser Ascendidos al Grado de Comisionado General.

En uso de las facultades que le confiere la Constitución Política

Acuerda :

1.    Ascender al Grado de Comisionados Generales a los Comisionados Mayores Jaime Antonio Vanegas Vega, Denis Víctor Pérez González, Marvin Antonio Castro Orozco y Fernando Antonio Borge Aguilar.
2.    Comuníquese el presente Acuerdo a los Comisionados Generales Jaime Antonio Vanegas Vega, Denis Víctor Pérez González, Marvin Antonio Castro Orozco y Fernando Antonio Borge Aguilar, y a todas las Autoridades que deban conocerlo para sus efectos legales correspondientes.

3. El presente Acuerdo surte sus efectos a partir de esta fecha. Publíquese en La Gaceta, Diario Oficial.

Dado en la Ciudad de Managua, Casa de Gobierno, República de Nicaragua, el día once de Septiembre del año 2017.

Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República de Nicaragua”. Muchas felicidades a los Compañeros Ascendidos. Gracias

Comisionado Mayor Enrique Salazar Alemán
Jefe de la División de Personal y Cuadros
da Lectura al Acuerdo 018-2017

“Orden Número 018-2017 de la Directora General de la Policía Nacional, Primera Comisionada Aminta Elena Granera Sacasa, ordenando el Ascenso en Grado Policial a los Oficiales Superiores correspondiente al año 2017.

Considerando :

1. Que para fortalecer y consolidar la Línea Jerárquica de la Policía Nacional se hace necesario Ascender en Grado a todos aquellos Oficiales que a lo largo de este período han logrado los Méritos para tal fin.

2. Que el Ascenso en Grado Policial es un Derecho Profesional del que gozan todos los Miembros de la Institución que reúnen los requisitos previamente establecidos en la Ley 872, “Ley de Organización, Funciones, Carrera y Régimen Especial de Seguridad Social de la Policía Nacional”, constituyendo un elemento importante de la Institución Policial.  

3. Que es Responsabilidad de la Jefatura Nacional de la Policía velar por el fiel cumplimento de la Constitución, las Leyes, Decretos, Reglamentos y Disposiciones Legales que afectan a la Policía.  

Por tanto,

En uso de las Facultades que me confiere la Ley 872, “Ley de Organización, Funciones, Carrera y Régimen Especial de la Seguridad Social de la Policía Nacional”, en su Título 2, Capítulo 2, Artículo 13, Numeral 20, Ordeno,

Único :

Ascender al Grado de Comisionado Mayor a los Comisionados Alejandro Abundio Picón Aburto, Álvaro José Pérez Marenco, Ana Cecilia Castillo Moreno, Anita Isabel Munguía Brenes, Edgar Arnulfo Sánchez Ruiz, Edelmira del Socorro Trejos, Enrique José Flores, Esperanza del Carmen Guerrero Rivas, Farle Isidro Roa Traña, Federico Manuel Flores, Iván José Escobar Ramírez, José Dámaso Benítez Sosa, Marvin Ramón Molina Méndez, Otto Nicolás Portillo Jirón, Román Gómez Urbina, Rolando Enrique Canales Rodríguez.  

Dado en la Ciudad de Managua a los 11 días del mes de Septiembre del año 2017. Primera Comisionada Aminta Elena Granera Sacasa, Directora General”.

Palabras de Daniel
Toma de Promesa de Ley

Querid@s Herman@s, Compañer@s Ascendid@s este día 11 de Septiembre, fecha en la que estamos Conmemorando el 38 Aniversario de la Fundación de la Policía Sandinista, así nació, y luego Policía Nacional.

¡11 de Septiembre! Nos recuerda dos crímenes de Lesa Humanidad: Uno, cometido hace ya 44 años, en nombre de la Democracia, allá en Chile... ¡Se asesinó a un Pueblo! Más de 40,000 víctimas, miles de muertos, de asesinados, torturados, y desaparecidos, y un Presidente, Héroe, Mártir, Salvador Allende, dio su Vida por la Democracia. Asesinado ese día en nombre de la Democracia, por los que se dicen “Defensores y Paladines de la Democracia”; cometieron ese horrendo genocidio.

Y luego, el 11-11, donde, en nombre de los Fundamentalismos Religiosos se cometió otro crimen, otro genocidio, en la Ciudad de Nueva York, Estados Unidos de Norteamérica, y ahí las víctimas fueron miles de Ciudadanos norteamericanos, y Ciudadanos también de diferentes Regiones del Mundo, incluyendo, lógicamente, Ciudadanos Latinoamericanos y Caribeños, asesinados por el fanatismo, por el Fundamentalismo Religioso... ¡Un crimen de Lesa Humanidad!
No se pueden olvidar esos crímenes, cuando todavía en estos Tiempos hay quienes en nombre de la Democracia siguen asesinado Pueblos, y hay quienes en nombre del Fundamentalismo siguen asesinando Pueblos también.

Dios quiera, querido Monseñor Eddy Montenegro, Dios quiera que esos crímenes cesen y desaparezcan para siempre, para Paz de los Pueblos del Mundo.

Queridos Hermanos Ascendidos a Comisionados Generales, Jaime Antonio Vanegas Vega, Denis Víctor Pérez González, Marvin Antonio Castro Orozco, y Fernando Antonio Borge Aguilar; Querid@s Herman@s, Compañer@s Ascendid@s al Grado de Comisionado Mayor : Alejandro Abundio Picón Aburto, Álvaro José Pérez Marenco, Ana Cecilia Castillo Moreno, Ana Isabel Munguía Brenes, Edgar Arnulfo Sánchez Ruiz, Edelmira del Socorro Trejos, Enrique José Flores, Esperanza del Carmen Guerrero Rivas, Farle Isidro Roa Traña, Iván José Escobar Ramírez, José Dámaso Benítez Sosa, Marvin Ramón Molina Méndez, Otto Nicolás Portillo Jirón, Ramón Gómez Urbina, Rolando Enrique Canales Rodríguez.

Querid@s Herman@s, querid@s Compañer@s,  ¿prometen ante Dios, ante la Patria, ante el Pueblo y las Familias nicaragüenses, ante nuestros Héroes y Mártires, respetar la Constitución, las Leyes, los Derechos y las Libertades del Pueblo, y cumplir fielmente las Misiones encomendadas bajo los Principios Fundamentales de Actuación de la Policía Nacional, para Defender la Paz, la Seguridad y la Estabilidad de nuestra Nación, revestidos por el Lema de “Honor, Seguridad y Servicio”?

¡Sí, prometo!

Sí así lo hacen, que la Patria y el Pueblo lo reconozcan, si no, que ellos se los demanden.

Palabras de la Primera Comisionada
Aminta Elena Granera Sacasa
Jefa de la Policía Nacional

Comandante Daniel Ortega, Presidente de la República y Jefe Supremo de la Policía Nacional; Compañera Rosario Murillo, Vice-Presidenta de la República; Hermanos de la Jefatura de la Policía Nacional, Comisionado General Francisco Díaz, Sub-Director General; Comisionado General Adolfo Marenco, Sub-Director General.

Querido Hermano Presidente de la Asamblea Nacional, Doctor Gustavo Porras; querido Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General Avilés; querid@s Herman@s, Ministra de Gobernación, María Amelia, y Luis Cañas, Viceministro de Gobernación; queridos Primeros Comisionados en Retiro aquí presentes, ex-Directores de la Policía Nacional, Comandante Vivas, Franco, Edwin; Miembros de la Jefatura también en condición de Retiro, Bautista, Aguilera, Eva, Báez, Leonel... Disculpen si se me va alguno.

Presidentes de los Poderes del Estado, de la Corte Suprema, del Consejo Supremo Electoral; Herman@s Miembros del Gabinete de Gobierno; Alcaldes; Familias nuestras; Oswaldo, hij@s, herman@s; querid@s Embajador@s aquí presentes; y la Cadena de Mandos de la Policía Nacional aquí presentes en este Acto.

Este Trigésimo Octavo Aniversario de la Policía Nacional cierra un año, Comandante, de trabajo que yo diría titánico. Este fue un año de ajustes en los Mecanismos de Dirección, de perfeccionamiento en los Mecanismos de Dirección, y me atrevería a decir de una entrega incondicional y extraordinaria de cada un@ de l@s Compañer@s de la Cadena de Mandos aquí presentes, y de l@s Hombres y Mujeres que visten el Azul-Celeste Uniforme, y que se han entregado, sin límites, a lo largo de todo el Territorio Nacional.

Cayeron en Cumplimiento de su Deber 6 Hermanos, en el período, para ellos el Honor y la Gloria, y para sus Familias aquí presentes, toda palabra se queda pequeña para lo que quisiéramos decirles. Nuestro Cariño y nuestro Respaldo permanente para Ustedes, y nuestro Respeto para sus Hij@s, antes quienes inclinamos reverentes la cabeza.

Decía Rubén:

¡Gloria a aquel que sucumbe en la lucha!
Valeroso, sublime, esforzado;
Gloria a aquel que al deber consagrado
salva vidas, riquezas, hogar.
Bronces hay que sus cuerpos encarnan,
y el recuerdo de fiel compañero
nunca, nunca se puede borrar.

El recuerdo de sus Espos@s, de sus Hij@s, de sus Hijas, está tallado en nuestra Historia Institucional, y está tallado en nuestras Historias Personales.
Este esfuerzo y trabajo que han realizado ustedes, Compañer@s Policías, ha sido visible, lo decía Monseñor Eddy en su Oración; ha sido sensible, tanto por la sencillez de los pequeños servicios de cada día, como en la creatividad de lo cotidiano, y en la firmeza indoblegable de los Planes Operativos Especiales.

Los hemos visto bajo la Lluvia y bajo el Sol; los hemos visto regulando el tráfico, para agilizar la circulación vehicular; los hemos visto garantizando la Seguridad y el acceso a los Mercados; los hemos visto garantizando la Seguridad de los centenares de Parques que nuestros Gobiernos Locales, impulsado por nuestro Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional han construido este año, para diversión de nuestr@s Niñ@s, de nuestras Familias.

Los hemos visto en las Plazas, Carreteras; en los Caminos Rurales, en el levantamiento de Cosecha; en los Aeropuertos, en las Fronteras; cubriendo las Actividades Religiosas; luchando contra el Crimen Organizado Transnacional... ¡Donde hay Patria, ahí ha estado y estará siempre su Policía Nacional!
Sí, este año ha sido un año de trabajo y esfuerzo, insisto y no temo repetirlo delante de nuestro Jefe Supremo y nuestra Vicepresidenta, Compañer@s, de un trabajo titánico por parte de ustedes. Nuestro Reconocimiento, nuestro Respeto para cada un@.

Podríamos preguntarnos de dónde brota esa capacidad inagotable de entrega y servicio de estos Hombres y Mujeres Policías, y se hace inevitable para entenderla remontarnos a los Orígenes Revolucionarios que nos dieron a luz. Orígenes que nos marcan como un Sello Indeleble, con los
Principios y Valores de nuestros Héroes Nacionales: Diriangén, Sandino, Darío, Zeledón, Carlos, y de los otros que cayeron: Unos, durante la Guerra Revolucionaria, y otros, ya vistiendo el Azul-Celeste Uniforme, inspirando nuestros pasos hacia lo Bello y lo Justo, hacia el Bien y la Verdad.

Nuestros Héroes y Mártires acrecientan el Valor en nuestras Vidas, llenándonos de su ardor guerrero que nos hace inaccesibles al temor. Nos revisten de Tenacidad en la Lucha, de Firmeza para enfrentar la Muerte, de Destreza para conservar Mente fría y sana Razón frente al peligro, y de Fuerzas para defender la Virtud.

Esos Principios y esos Valores, Compañer@s, son el Motor y la Energía que fortalece nuestras Convicciones, aviva nuestro Espíritu, y sostiene la Esperanza. Esos Principios y esos Valores son el Fuego Azul-Celeste que arde con furor en nuestros corazones, como una ventana llena de Sol que ilumina los rostros de l@s Niñ@s, de l@s Jóvenes, de l@s Adult@s, de nuestr@s Abuelit@s, en Calles y Ciudades. Esos Principios y esos Valores son el Crisol donde ponemos a prueba nuestra Vocación, el Esfuerzo, la Entrega, el Sacrificio y la Pasión por el Servicio.

Comandante, esta tarde rendimos cuenta ante Usted de los resultados del trabajo de la Gloriosa Institución de la Policía Nacional durante el período Agosto 2016- Julio 2017. Este trabajo realizado por las Fuerzas Policiales es cuantificable y ha tenido un impacto en la Tranquilidad, la Seguridad y la Estabilidad de nuestras Familias nicaragüenses, lo que facilita la Inversión, el Trabajo, el Turismo, la Calidad de Vida de tod@s nosotr@s.

Nos vamos a referir rápidamente a la Denuncia. Vamos a decir dos cosas nada más, para no aburrirlos con datos y datos:

Una, en América Latina, en los últimos 20 años la denuncia se ha incrementado en un 360%. Eso sucede en nuestro Continente.  En Nicaragua, en los últimos 8 años hemos venido registrando disminución; en este período la reducción fue de un 6%, y si acumulamos las reducciones de los últimos 8 años, tenemos una reducción del 49%, frente a un incremento en la Región de un 360%.

Y un segundo aspecto con relación a la actividad delictiva, que siempre lo señalamos: El aspecto cualitativo, que quizás es más importante que el aspecto cuantitativo... ¡bueno, los dos! El 78% de las denuncias que recepcionamos en nuestras Delegaciones se refieren a Faltas o Delitos Menores, y únicamente el 5.8% se refiere a Delitos de Alta Peligrosidad.

Dejemos aquí la actividad delictiva, y vamos a dedicarle y detenernos un poco, si me lo permite nuestro Jefe Supremo, a los Homicidios... Los homicidios porque atentan contra lo más Sagrado que tenemos, nuestra Vida, la Vida de nuestr@s Hij@s, de nuestr@s Niet@s, de nuestras Familias; los Homicidios, porque como afirma Naciones Unidas, es uno de los Indicadores más completos, comparables y precisos para medir la Violencia.

Y vamos a hablar de los Homicidios en Nicaragua, viendo la tasa actual que el trabajo de nuestr@s Compañer@s ha conseguido en el último período, viendo qué pasa con los Homicidios en los Municipios y luego analizando Managua, la Capital.

La tasa de Homicidios en el período es de 6 por cada 100,000 habitantes. Esta es la tasa más baja en Nicaragua en los últimos 16 años. Esta es la tasa de Homicidios más baja de Centroamérica, y la segunda más baja de América Latina.

¿Qué pasa con los Municipios? Porque estos son papeles generales, la gente que vive de la Tierra, la que queremos nosotr@s proteger, hacer sonreír, cuidar. Tenemos 153 Municipios en Nicaragua, en 72 de estos Municipios, en el período, es decir en el año, no hubo ni un solo homicidio. Y yo me acuerdo que el Comandante Díaz nos decía cuando era el Jefe de la Policía: “Los muertos se tocan. Ahí es más difícil. Me pueden engañar con un robo, pero con un muerto no me pueden engañar”. Los muertos es el Indicador más preciso, dice las Naciones Unidas.

En 72 Municipios no ocurrió ni un solo homicidio; en 23 más ocurrió un homicidio en todo el año. ¿Qué quiere decir esto? Que en el 62% de nuestro Territorio no ocurrió o solamente se dio un homicidio durante todo el año. Y si nosotr@s sumamos aquellos Homicidios en los que se dan entre 4 y 10 muertes violentas al año, fíjense lo que sucede en un día.

Esa es la realidad de nuestras Capitales, en donde estos Hombres y Mujeres que ustedes los ven todos los días, en moto, a pie, con capote, sin capote, bajo el sol, bajo la lluvia, están contribuyendo para que la tasa de Homicidios, para que la Seguridad de la Vida de nosotr@s y de nuestr@s Hij@s y nuestr@s Niet@s sea cada vez mejor.

Esto tiene mucho que ver con el esfuerzo, el trabajo, y el re-direccionamiento del trabajo que hablábamos al inicio, porque se ha tratado de golpear al Crimen Organizado Nacional en dos direcciones: Uno, controlar mejor las armas de fuego, y tenemos una reducción del 22% de los delitos con armas de fuego; y dos, trabajar a los grupos de 2 o 3, que son los que se dedican a asaltar, a chapear vehículos, a asaltar en la casa.

Y en el trabajo contra la organización del crimen interno, nuestr@s Compañer@s Policías desarticularon este año 311 agrupaciones, pueden ser de 2, de 3, de 4, pero son las que andan operando y golpeando. De ellas 107 se dedicaban a robos con intimidación; por lo tanto, nos explica la reducción que estamos viendo en los robos con intimidación.

Contra el Tráfico, el Narcotráfico y el Crimen Organizado Transnacional, continuamos con la Estrategia del Muro de Contención que nos ha orientado nuestro Presidente, nuestra Vicepresidenta. Un Muro de Contención que, antes de seguir para que estemos clar@s, tiene que ver con el Modelo de Trabajo de nuestro Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, de la Unidad de Trabajo de Ejército-Policía, Unidad desde el Gobierno, Alcaldías, y el Pueblo, teniendo a nuestras Comunidades como Protagonistas de su propia Seguridad.

Contra el Narcotráfico, decíamos, realizamos en el período 46 Operaciones. Se desarticularon 13 Células. Esto es más importante que la cantidad de droga incautada, porque si no tienen base social en nuestro Territorio la droga no va a pasar por Nicaragua. Se desarticularon 13 Células, se incautaron 4 toneladas y media; 2 toneladas de Marihuana, 3 millones y medio de dólares, 173 armas de fuego, 510 vehículos, y se detuvieron a 5,500 personas vinculadas con el Narcotráfico y el Crimen Organizado Transnacional.

Con el Tráfico Interno, de acuerdo a las Orientaciones que hemos recibido de nuestra Jefatura Suprema, se realizaron 9,733 Operaciones. ¿Ven ustedes la diferencia? Contra el Tráfico Internacional, 46, pero contra el Tráfico Interno que es lo que está envenenando a nuestr@s chaval@s, realizamos 9,733 Operaciones. Se desarticularon a 125 expendedor@s, es decir, a los que alimentan y abastecen los expendios. Se desarticularon 282 expendios. Y todo este esfuerzo conjunto nos ha permitido evitar que 8.2 millones de dosis de droga llegue a manos de nuestra Juventud.

Nuestro Modelo en el período, Comandante, se siguió fortaleciendo trabajando mano a mano con las Familias y Comunidades. En Actividades de Prevención de Drogas se trabajó con 200,000 personas; entre los distintos Programas de Prevención, 600,000 personas. Se desmovilizaron a 606 Jóvenes que estaban en las Pandillas. Se realizaron 16,000 Asambleas en los distintos Municipios del País, con casi 400,000 personas participantes, en donde nos planteaban sus demandas de Seguridad y nos controlaban el trabajo que realizábamos cada día.

Esto ha tenido su impacto en los Estudios que hacen el Banco Interamericano, el Banco Mundial, y los Indicadores Globales. Por ejemplo, el crimen y robo como el problema más importante para hacer negocios, Nicaragua obtuvo la puntuación más baja del Continente, Jefe... ¡Cero!; Canadá 0.5. Esta vez le ganamos a Canadá.

Los costos generados por el crimen y la violencia para los negocios es la segunda mejor posición en el Continente después de Canadá; esto implica ahorro para las Empresas. Los costos generados por el Terrorismo para el negocio, Nicaragua y Uruguay son los más bajos del Continente, y los costos generados por el Crimen Organizado para los Negocios, Nicaragua obtuvo la mejor puntuación del Continente.

Si es la percepción, el Latinobarómetro nos indica que mientras en América Latina el 22% como promedio considera el crimen y la violencia su mayor problema, en Nicaragua solamente el 2% de l@s nicaragüenses considera la delincuencia como su principal problema.

Estas cifras, Compañer@s, que ustedes tienen bastante responsabilidad en ellas, significan Tranquilidad para las Familias de Nicaragua; significan Estabilidad para nuestro País; significan mayor rentabilidad en los Negocios, Calidad de Vida para nuestras Familias, atracción del Turismo, potencial desarrollo de Nicaragua. Y son estas cifras el mejor Tributo que podemos rendirles a nuestros Héroes y Mártires. A sus Madres les decimos, estas cifras son el mejor Tributo, porque le gritan al Mundo que la muerte de sus hijos no ha sido en vano.

Significa que la Estrategia del Muro de Contención está funcionando, Comandante. La articulación de todas las Instituciones del Gobierno y del Estado, de nuestro Ejército y de nuestra Policía, y teniendo al Pueblo como Protagonista de su propia Seguridad, funciona. Es válida.

Este trabajo y este esfuerzo realizado por ustedes, ha estado respaldado por un decisivo apoyo de nuestro Presidente y Jefe Supremo, y de nuestra Vicepresidenta, la Compañera Rosario Murillo. Les agradecemos profundamente, le agradecemos a usted, Compañera Rosario, por su voluntad manifiesta y efectiva en mejorar la calidad de Vida de nuestras Fuerzas Policiales, lo que el Comandante ha hecho realidad, y no sólo las condiciones de vida, sino también las condiciones de trabajo y atención a la Población.

Gracias, Comandante, gracias Compañera, por el incremento salarial para los Cargos sustantivos intermedios de la Policía Nacional: Especialistas de Policía, Jefes de Sector y Policías de Vigilancia. Gracias por aumentar el monto destinado a la comida de nuestras Fuerzas en un 58%. Lo hemos sentido, lo hemos valorado, y lo estamos agradeciendo.

Gracias por los 1,500 vehículos que desde el 2014 hasta la fecha ha destinado a la Policía Nacional; por las nuevas Instalaciones que se han construido en el periodo, como la Dirección de Operaciones Especiales, y las que se siguen construyendo como Auxilio Judicial, como Archivo y 5 Delegaciones Municipales a finalizar este año: Mateare, San Isidro, San Dionisio, San Pedro del Norte y Diriá, y 24 Delegaciones Municipales más para finalizar el próximo; gracias por los 2,700 Medios de Comunicación, instrumentos fundamentales para realizar nuestro trabajo policial.

Este apoyo a nuestra Gestión, Comandante, de usted como Jefe Supremo, y el seguimiento diario de la Compañera Rosario, Vicepresidenta de la República, a los Planes de Seguridad, y a los problemas más pequeños de nuestra Institución, ponen de manifiesto la importancia que Ustedes le dan a la Seguridad, a la Tranquilidad, y la Paz de nuestras Familias. Seguridad, Tranquilidad y Paz que es la base de la Estabilidad, el Progreso y el Desarrollo Económico en que nos encontramos inmersos.

Felicitamos a nuestros Hermanos Comisionados Generales; felicitamos a los 16 Comisionados Mayores, 4 Mujeres y 12 Varones, así como a los 2,027 Compañer@s que serán ascendid@s en los distintos Departamentos del País. Nuestro Reconocimiento para cada un@ de ustedes y para sus Familias.

Decía Neruda que cualquier momento es bueno para comenzar, y que ninguno es tan terrible para claudicar. No olvidemos eso. ¡Qué mejor que este momento, Compañer@s, en el que ha sido reconocido su trabajo y su esfuerzo por nuestro Jefe Supremo con los Ascensos en Grados, para un nuevo comienzo en sus Vidas, tanto Personal, Familiar, como Institucional; aceptando el reto, primero de edificarse ustedes mism@s, teniendo el valor de partir corrigiendo todo aquello que los puede hacer Mejores: Mejores Personas, Mejores Revolucionari@s, Mejores Policías.

Compañer@s de la Cadena de Mandos, Herman@s Policías, para ustedes, donde quiera que estén, Patrullando, prestando servicio en los Puestos de Mando, en las Delegaciones de Policía, en las Calles, en el Campo, mi Respeto, mi Gratitud y un hondo, muy hondo Cariño salido de lo más profundo de mis entrañas.

¿Saben? Los Hombres y Mujeres Policías debemos ser profundamente Humanos, más los Miembros de esta Policía Nacional de Nicaragua, donde nuestro Himno dice: “Al lado del Pueblo y sus Conquistas, al lado del Pueblo y sus Dolores, cultivando Vocación de Servidor@s, creció esta Policía con carácter Humanista”.

Este Carácter Humanista nos obliga a ser Atent@s, Amables, Nobles y Generos@s; actuar con Prudencia, Responsabilidad y Solidaridad; servir con Fuego de Amor y Vida; tener brillo en los ojos y rostros encendidos; llevar siempre ternura en las manos, como nos decía Tomás; regalar sonrisas como lenguaje que brota de lo más profundo de sus Almas; convencer y hacer soñar; ser Cinceladores de Conciencias; transformar imperfecciones en Virtudes.
Sean audaces, fuertes, vivan y sonrían siempre a pesar de cualquier cosa; aprendan a nacer desde el dolor; a ser más grandes que el más grande de los obstáculos que puedan encontrar. Y ante cada nueva Misión, pónganse de pie con entusiasmo e ilusión, acorazados de Audacia, viv@s de Empeño, persistentes de propósito; firmes de Ardor, y robustos de Confianza.

En palabras de Rubén:

Vamos, vamos, con paso ligero,
donde vibra el clarín del deber.
¡Marchad!
¡Volad!
¡Fuerza, ardor y voluntad!

Esta es la Policía que se merece nuestro Pueblo. Esta es la Policía, Comandante y Compañera Rosario, que hoy en nuestro Trigésimo Octavo Aniversario de Constitución ponemos a su servicio, y al servicio de nuestras Comunidades.

¡Honor y Gloria a la Policía Nacional!

¡Honor y Gloria a nuestr@s Héroes y Mártires!

¡Viva la Policía Nacional!

Palabras de Daniel

Un minuto de silencio por René del Rosario Martínez Zavala, por Julio César Narváez Valle, por Howard Antonio Urbina Flores, por Leidis Antonio Vallejos Sánchez, por Cristino García Martínez, por Leonel Medrano Rodríguez, todos ellos hoy también nos acompañan, y tod@s nosotr@s acompañamos a sus Familias, que tanto Amor les tenían y les tienen a sus Familiares Caídos. Un minuto de aplausos. Gracias.

Cuando la Compañera entonaba la canción, la Compañera de León, me decía Rosario que es la Compañera que entonaba esa canción con toda esa Fuerza, “Solo le pido a Dios”, entonces las Madres, las Familias de nuestros Hermanos Policías que entregaron su Vida en Cumplimiento del Deber, rompieron en llanto.

¿Qué le podemos pedir a Dios? Que sigan disminuyendo hasta desaparecer los crímenes de todo tipo en nuestro Planeta, y por lo tanto, en nuestra Tierra Nicaragua. Es una utopía, es un sueño, pero tenemos que seguir luchando detrás de ese sueño, detrás de esa utopía.

Y nos ha acompañado la Orquesta del Teatro Rubén Darío con el Coro Juvenil, con el Maestro, Hermano, Compañero Ramón Rodríguez siempre al frente. Para él, siempre nuestro Reconocimiento.

Los veo a ustedes, querid@s Herman@s Policías, y veo a René Vivas, Primer Jefe de la Policía Sandinista, veo a Franco, y a Edwin, y a Leonel Espinoza, y a Francisco Bautista, a la Eva, a Orlando Aguilera, ¿de dónde vienen? Vienen de la Lucha, “en los momentos más duros de la Siembra”, como lo decía Leonel Rugama... Vienen con ustedes también, querid@s Herman@s, querid@s Compañer@s. Y vienen de la Lucha de todo un Pueblo.

A mí me preguntan con frecuencia, Amigos que nos visitan, que vienen a nuestro País, y que ya han oído hablar del alto grado de Seguridad que existe en nuestro País, que bien lo ha presentado hoy nuestra  querida Compañera Aminta Granera, Jefa de la Policía Nacional.

Me preguntan: Pero ¿cómo logran esto, y les cuesta entenderlo, en un País con una Economía tan pequeña y tan frágil también, nuestra Economía es frágil, y que tenga Índices de Seguridad mucho más altos que Países más desarrollados, Países poderosos, incluso que Ciudades norteamericanas como las que mencionaba Aminta? Hay más Seguridad en Nicaragua, o en Managua, que en esas grandes Ciudades norteamericanas.

Y yo les doy una respuesta: En América Latina y el Caribe, a finales del Siglo recién pasado, el Siglo XX, se produjeron dos Revoluciones que fueron a la raíz, a provocar un cambio radical: La Revolución Cubana y la Revolución Popular Sandinista. Yo estoy seguro que el Índice de Seguridad en Cuba és mucho mayor que el nuestro.

O sea, creo que en nuestra Legislación, en lo que tiene que ver con los delitos, no estoy seguro que tengamos esa figura donde en Cuba se actúa con, no es asunto de terror, esto no es asunto de imponer el terror para lograr resultados, pero claro que se gana el respeto a la Autoridad, el respeto a las Leyes, y el temor a las sanciones. Y en Cuba, si un delincuente se introduce a la casa a robar, le cae una pena mucho mayor; entonces el delincuente ¿qué hace? pesca desde fuera, por la ventana busca cómo sacar las cosas, por si acaso lo detienen, la pena será mucho menor.

Pero no es eso lo que determina lógicamente la Seguridad en Cuba, ni la Seguridad en Nicaragua. Tienen que ver con el hecho de que se produjeron cambios radicales, que dieron lugar a nuevas Instituciones salidas de esas Revoluciones; nuevas Instituciones, en el Estado Cubano y en el Estado nicaragüense, Instituciones del Estado, nuevas, totalmente surgidas al fragor de la Revolución. Y ahí se estableció un Estado, con Principios, con Ética, con Valores, que solamente era posible alcanzarlo como resultado de una Revolución donde se alcanzó la Victoria.

Luego ya sabemos la Historia, la Historia de estas dos Revoluciones, sometidas a la agresión, al bloqueo. Un bloqueo que aún, en el caso de Cuba, cuando a Cuba la está dañando el Huracán, el Huracán Irma que tanto daño hizo en su recorrido, en los momentos en que está el Huracán estacionado, porque se estacionó allá en Cuba y provocó enormes daños materiales y pérdidas de Vidas, en los Estados Unidos nuevamente aprobaron la continuidad del Bloqueo en contra de Cuba. O sea, una violación a los Derechos Humanos del Pueblo de Cuba que se ensaña contra ese Pueblo, porque el que sufre es el Pueblo en momentos de Bloqueo.

Cómo quisiéramos que el Congreso en los Estados Unidos, porque ese Bloqueo depende del Congreso; el Presidente Obama no podía, dio los pasos que pudo, pero no podía eliminar el Bloqueo, está en manos del Congreso... Cómo quisiéramos que ese Congreso que se dice “Defensor de los Valores Democráticos, de los Derechos Humanos, lo demostrara levantándole el Bloqueo a Cuba. Entonces sí habría que empezar a creer que empiezan a ser consecuentes con esos Principios.

Y les decía las situaciones que han atravesado estos dos Pueblos en Revolución, con las Policías y los Ejércitos más jóvenes de toda la Región Latinoamericana y Caribeña. Tantos años tiene el Ejército de Cuba, la Policía de Cuba, el Ministerio del Interior de Cuba, como tantos años tiene la Revolución, nuestro Hermano mayor, después seguimos nosotros.

Nosotros tenemos 38 años, ellos tienen ya 58 años, por ahí, de haber triunfado la Revolución, y haber logrado establecer un Nuevo Paradigma en la Historia del Pueblo de Cuba; y nosotros, contando con nuestra propia experiencia histórica, con nuestros propios Valores, ellos con Martí, nosotros aquí con Sandino, también estableciendo nuestro propio Paradigma.

Ahí está la esencia de la Fortaleza de todo un Pueblo, porque ¿de dónde vienen los Policías? Vienen del Pueblo. ¿De dónde vienen los Soldados del Ejército? Vienen del Pueblo. ¿De dónde viene Aminta? Viene del Pueblo y se incorporó a la lucha.

¿De dónde viene el General Avilés? Viene del Pueblo y se incorporó a la lucha, dio la batalla en aquellos momentos más duros, que fueron no solamente la primera guerra contra la tiranía de Somoza impuesta por los Gobernantes norteamericanos, sino que después la otra gran batalla de la guerra impuesta por los Gobernantes norteamericanos. La guerra que fue desde el año 1979, prácticamente con la Alfabetización empezaron los crímenes de Alfabetizador@s, hasta el año 1990.

¿Y qué es lo que salva estos Valores que se instalaron en la Sociedad nicaragüense en medio de la guerra, en medio de la confrontación de Herman@s contra Herman@s? ¿Qué es lo que salva? Esa palabra que hoy se está repitiendo allá en Colombia: ¡Reconciliación! Esa es la palabra mágica: ¡Reconciliación! Porque no es fácil que un Pueblo después de tantas confrontaciones, de tantas polarizaciones, de tanto dolor, de tanto sufrimiento, se reconcilie... ¡No es fácil!

Ahí estuvo el paso determinante que dimos l@s nicaragüenses cuando logramos, a través del Diálogo, a través de la Negociación, llegar a los Acuerdos de Paz con el acompañamiento de Su Eminencia el Cardenal Miguel, cuyo Mensaje nos ha traído hoy Monseñor Eddy; igualmente los Líderes Evangélicos como el Reverendo Parajón, fueron acompañando sí una decisión tomada por el Gobierno Revolucionario de ir a la Paz, y que yendo a la Paz el siguiente paso era ir a la Reconciliación. Y ahí fue determinante, con el Pueblo, el acompañamiento de los Delegados de la Palabra, Católicos, y de los Pastores Evangélicos, todos sumando Fuerzas a favor de la Reconciliación.

Eso puede explicar por qué del 25 de Abril del año 1990 al 10 de Enero del año 2007, en ese largo período de 17 años donde las Fuerzas dominantes intentaron sembrar el odio, el revanchismo, la venganza, por encima de la Reconciliación, e hicieron todo lo posible por debilitar para desaparecer a la Policía y al Ejército.

¿Cuál fue la Fuerza de sustentación que permitió que aún con todo el debilitamiento que venían sufriendo estas Instituciones, que venían reduciendo día a día, no solamente en las necesidades básicas técnico-materiales para ejercer sus labores, sino que también se les venía reduciendo el Presupuesto, para ahogarlas, para asfixiarlas, para que cada día en lugar de crecer la Policía, que es lo normal, más bien se fuese reduciendo la Policía, y se fuese reduciendo el Ejército, y se fuese venciendo el armamento al Ejército y a la Policía? Porque fueron estos 17 años donde se trabajó esa Estrategia para liquidar a estas Instituciones.

A pesar de ese debilitamiento las Instituciones lograron resistir. ¿Por qué? Porque había una Moral, habían Valores de Amor verdadero a la Patria, y comprometidos de verdad con la Reconciliación; y sobre todo un Pueblo, un Pueblo que había logrado venir avanzando. En esas condiciones nuevas, en esos 17 años, había logrado venir avanzando en entender que Nicaragua no tenía más salida, no tenía más Camino que recorrer que el Camino de la Reconciliación, de lo contrario el País hubiese explotado... ¡hubiese explotado!

Un Pueblo que estaba armado todavía hasta los dientes, Instituciones debilitadas, el Ejército y la Policía; Políticas Económicas cargadas de revanchismo y de falta de sensibilidad hacia los más Pobres. Eran las condiciones como para que el País explotara, ¡y el País no explotó! A pesar de las luchas que se libraron el País no llegó a explotar.

Y no llegó a explotar porque el Pueblo fue tomando Conciencia con el paso del  Tiempo. Lo fue entendiendo en la Comunidad, en la Comarca, en el Caserío, en la Montaña, en los Barrios de nuestras Ciudades, que no podíamos seguir viéndonos y tratándonos como enemig@s; que éramos Herman@s, hij@s de un mismo Dios, hij@s de una misma Patria, y que ya suficiente dolor, suficiente sufrimiento había tenido Nicaragua como para dar marcha atrás.

Y se siguió fortaleciendo la Reconciliación, y la Reconciliación produjo el Milagro de que las Fuerzas Políticas que estábamos confrontadas a muerte, lográsemos aprender a  tratarnos con Respeto, en medio de las diferencias; y que lográsemos aprender a que era fundamental el Diálogo, la Negociación, los Acuerdos, los Pactos, como lo quieran llamar, ¿para qué? Para seguir preservando y fortaleciendo el Principio de la Reconciliación

¿Esto qué significó? Significó también un fortalecimiento, entre altas y bajas, pero hubo un fortalecimiento de todas las Instituciones del Estado. Y llegamos al año 2007 con esa Fortaleza; con esa Fortaleza contra la cual se venía atentando, con esa Fortaleza contra la cual se venía buscando cómo desgastarla, cómo destruirla.

Y dimos un salto ya en el Plano Económico, Trabajador@s-Empresari@s, ¡la Gran Alianza! Ya no era solamente el Acuerdo, el Entendimiento, el Diálogo, las Reformas que había que hacerse en todos los Campos para fortalecer al Estado, sino que era ya la Gran Alianza para trabajar por el crecimiento de la Economía nicaragüense, ¿entre quienes la Gran Alianza? Entre los que nos habíamos confrontado.

Todos estos son elementos que nos indican cómo la Revolución era un punto determinante. La Revolución sacudió, la Revolución tomó medidas radicales, justas pero resultaban medidas radicales.

Luego vino la guerra impuesta, y la guerra impuesta a atizar la guerra entre Herman@s... Y al final, el Diálogo, la Negociación, la Reconciliación. Y eso le dejó una base, desde el punto de vista Ético, Moral, a la inmensa mayoría del Pueblo nicaragüense, que ese es, diría yo, el elemento más poderoso que tiene nuestro País, a lo cual se agrega luego ese Proceso, que ya les mencionaba, en el Campo Político, y luego la Gran Alianza en el Campo Económico y Social, con l@s Trabajador@s, con l@s Empresari@s, con l@s Productor@s.

Entonces tenemos ahí una Fortaleza inmensa que permite que aún con una Policía y un Ejército con recursos limitados comparados con otros Países de la Región o de América Latina y el Caribe, puedan desarrollar una labor con mayor efectividad, y sin caer en las represiones brutales en que caen en ocasiones Ejércitos de otros Países, o Policías de otros Países, que más bien lo que hacen es aterrorizar al Pueblo.

Cuando el Pueblo ve que viene un Policía buscando información, el Ciudadano lo que hace es salir en carrera, porque sabe que si lo agarran y le piden información porque se cometió un delito, al primero que van a meter preso es a él, y lo van a torturar, o le meten un balazo. Entonces hay una distancia enorme.

Aquí no, aquí no existe distancia entre el Pueblo, el Ejército y la Policía. No existe distancia. Esto es, yo diría, la mayor Fortaleza que tenemos; porque cuando un Pueblo no logra avanzar en un Proceso de Reconciliación en todos los Campos, ahí no hay ni Policía ni Ejército que pueda parar las espirales de violencia. Y fíjense bien, en las grandes Ciudades norteamericanas los crímenes que se cometen, el alto índice de homicidios, de crímenes brutales.

O sea, lo que determina realmente es el hecho de que el Pueblo nicaragüense se ha posesionado de ese Concepto de Reconciliación, y de Reconciliación fortalecida, como les decía, a partir del año 2007, cuando damos ese gran salto de Reconciliarnos y aliarnos, Empresari@s, Trabajador@s y el Gobierno.

Y con l@s Trabajador@s nosotr@s siempre hemos tenido ahí una Unidad, pero con l@s Empresari@s sabíamos la desconfianza que ell@s tenían de un Nuevo Gobierno del Frente Sandinista. Y era explicable ese temor, pero también ell@s entendieron que el único Camino para la Paz, para la Estabilidad, el Desarrollo, para el Crecimiento de la Economía de este País, era la Reconciliación.

Esto indiscutiblemente no nos ciega como para no ver que de vez en cuando o de cuando en vez se producen crímenes horrendos, terribles, terribles, donde algunas personas dicen: “Pero ¿por qué no ponen la pena de muerte?”. Así es, me lo escriben o me lo dicen.

Son crímenes tan brutales, y lo que hemos hecho es combinar con la labor que hay que hacer en el Campo de la Educación, el acompañamiento de los Religiosos que es determinante en esa Materia, tanto de la Iglesia Católica como de las Iglesias Evangélicas, para llevar ese Mensaje de Reconciliación a las Familias; que no se estén produciendo crímenes brutales como estos crímenes que se han producido, diría cualquiera, propios de un psicópata, o de psicópatas.

Y lo que hemos hecho es, antes de estos crímenes brutales tomamos la Iniciativa de formar una Comisión con el Poder Judicial, con Alba Luz, y el Doctor Rafael Solís a la cabeza; con Ana Julia, nuestra Fiscal; con los Compañer@s Juristas de la Policía, con l@s Compañer@s Juristas del Ejército, para buscar cómo hacer algunas Reformas en Materia Penal, y poder aplicar penas mayores a quienes cometen crímenes horrendos, y que lógicamente sacuden... sacuden al Pueblo nicaragüense, sacuden a la Ciudadanía, con toda razón.

Y son crímenes horrendos que entran en un ámbito donde ya es mucho más difícil que los pueda controlar y evitar la Policía, cuando se refiere a crímenes por problemas en una pareja. ¿Qué puede hacer la Policía, qué puede hacer el Ejército para evitar que se produzca ese tipo de crímenes? ¡No hay forma, no hay forma!

Quién se puede imaginar que una pareja que tienen dos o tres hijos, y de la noche a la mañana ¡el crimen horrendo, terrible! Generalmente el hombre asesinando de forma cobarde, brutal, salvaje, a la mujer; otros, totalmente enloquecidos, como aquel que se fue a la Escuela allá en Tipitapa en pleno día a buscar a la esposa, a la Compañera que era Maestra, y ahí delante de l@s Niñ@s de la Escuela, delante de l@s Maestr@s, mató a la esposa, y se mató él.

El hecho de que estos crímenes horrendos se cometan en todo el Planeta, no justifica lógicamente que se cometan también aquí, y tenemos que seguir librando esta Batalla, esta Lucha con Labores Preventivas, y estamos haciendo el esfuerzo con Líderes de las Iglesias Católica, Delegados de la Palabra, en las Comunidades, en las Comarcas, en todo nuestro País; con los Líderes Evangélicos. Y le hemos dado esta Tarea al Ministerio de la Familia, ¿para qué? Para que el Ministerio de la Familia, coordinando con ellos, puedan hacer un trabajo de aproximación en las Comunidades, y hablar con las Familias, porque es el único Mensaje que puede llegar, realmente, para prevenir ese tipo de hechos.

Y luego, el trabajo que hay que hacer desde las Escuelas. Esa es una Materia que tiene que estar en primer lugar en la Escuela; que el Niño, la Niña, se vengan formando, vengan creciendo con una mentalidad que pueda contrarrestar la Cultura de la Violencia que el Capitalismo Salvaje ha impuesto sobre el Planeta. Porque ahí tenemos la raíz de todo este fenómeno de violencia, donde un Niño allá en los Estados Unidos de la noche a la mañana llegó a la Escuela y empezó a matar a l@s otr@s Niñ@s; el otro que llegó a la Universidad, y empezó a matar también.

Es la Cultura de la Violencia llevada ahora a mucha mayor velocidad, ¿por qué? Porque la comunicación que tenemos en estos Tiempos lógicamente permite que no solamente se conozca un crimen que se cometió hoy aquí en una Comunidad, en lo más profundo de la montaña, se conozca ya en una Comunidad de la India, o en una Comunidad de los Estados Unidos. Las Comunicaciones así están ahora.

Y luego, la Promoción de la Violencia: ¡los Videojuegos! Videojuegos donde le están enseñando al Niño a matar. El Niño ve eso como algo normal, el Videojuegos. Si esos Videojuegos fuesen para Jóvenes o Adult@s, ya es una persona que está formada, ya razona, y se puede convertir en un Videojuego el estar matando... Pero son Videojuegos que están en contra de lo que es la Humanidad; un Videojuego que se establece para estar matando, un Videojuego que se establece para agarrar de blanco a l@s negr@s, como lo hacen allá en los Estados Unidos; o los Videojuegos que corren por todos lados ahora a buscar a quién matar.

¡Es la Cultura de la Muerte! Y eso no se combate como se debería combatir; simplemente es permisible, porque es un negocio más, y mientras el negocio dé dividendos, pues, ¡que viva el Capitalismo Salvaje! dicen, a costa de las muertes que se multipliquen en todo el Planeta.

Yo concluyo que seguimos expuestos, porque la Cultura de la Muerte llega todos los días, aquí y ahora, de cualquier parte del Mundo. Un Niño de 4, 5 años, hasta menos, ya agarra el teléfono y lo maneja, y puede encontrar ahí el programita de la muerte, y ese Niño puede ver eso como normal, y sentirse estimulado a hacer lo mismo que está haciendo el otro Niño, o lo que está haciendo el Adulto.

Estamos hablando entonces de un problema que está presente, y está creciendo. O sea, la Cultura de la Muerte está creciendo, y está legalizada por el Capitalismo Global, ¡totalmente legalizada! Es todo un negocio enorme. Por lo tanto, la Batalla de la Policía, ese esfuerzo que nos sigue dando resultados positivos, la Batalla del Ejército, de las Instituciones del Estado, por eso aquí hablamos que esta es una Política de todo el Estado, con el Pueblo ahí caminando, bueno, está sometida a todos esos embates, está sometida a esos embates.

Por eso es que no basta simplemente en las Leyes que es necesario endurecerlas, cuando incluso aquí hay una libertad de prensa total, a tal grado que un delincuente, jefe de una de las más connotadas Maras salvadoreñas que querían instalarse en nuestro País, fue capturado, está detenido, y ahora se da el lujo el criminal de estar acusando a l@s Jueces.

E inmediatamente los Medios de Comunicación, que están empeñados en destruir la Reconciliación, en sembrar el odio... ah, pero como lo dice el delincuente y lógicamente el abogado del delincuente tiene que repetirlo, si para eso está ganando, entonces se convierte en verdad en los Medios de Comunicación, que empiezan a levantar una gigantesca calumnia en contra del Poder Judicial.

Total, pues, que ahora la última palabra la tendrán los criminales, y la mejor defensa para un criminal será irse contra las Autoridades que lo están juzgando. Son las realidades en un País donde existe la más absoluta Libertad de Prensa; porque hay otros Países, otras Naciones, otros Estados, en los mismos Estados Unidos, donde no se pueden decir cosas así, porque inmediatamente les viene una demanda, y son demandas millonarias; Países aquí en Centroamérica, en Costa Rica, tienen sus Regulaciones, tienen sus Legislaciones.

Es una Batalla, por lo tanto, en la que tenemos que seguir defendiendo los buenos resultados del Proceso de Paz que logró alcanzar Nicaragua, y luego dar el salto hacia la Reconciliación, y de la Reconciliación hacia la Gran Alianza de l@s Productor@s, l@s Trabajador@s y el Gobierno, ¿para qué? Para seguir defendiendo la Estabilidad, la Seguridad y la Paz en nuestro País.

Una Batalla en la que tenemos que estar inmersos tod@s cada día más, y cuánto le agradecemos a los Delegados de la Palabra de la Iglesia Católica, a los Pastores Evangélicos, que están acompañando también todo este esfuerzo, y que acompañan igualmente Labores de la Policía en esa dirección trabajando a los Jóvenes, y que acompañan al Ejército también en esa dirección, y que acompañan a las Instituciones del Estado como el Ministerio de la Familia que les decía.

Y con el MED tenemos que hacer otro impulso más del que ya estamos haciendo, seguir multiplicando ese esfuerzo. O sea, lo que ya estamos haciendo con el Ministerio de la Familia, lo que ya estamos haciendo con el MED, lo que estamos haciendo con las Universidades, Telémaco, tenemos que potenciarlo, multiplicarlo aún más, que es la manera de realmente vacunar, vacunar al País, al Pueblo, para que esa enfermedad que nos llega a través de la Cultura de la Violencia que está instalada en el Planeta a través de los grandes Medios de Comunicación y de Esparcimiento a Nivel Mundial, no debilite la Fortaleza que tiene esta Tierra de Darío y de Sandino.

Querid@s Herman@s de la Policía Nacional, felicidades en su Día, felicidades para ustedes, para sus Familias, y a seguir dando la Batalla, como la han venido dando con todo este Pueblo, con todas las Instituciones del Estado nicaragüense, con todos los Sectores de la Sociedad nicaragüense. A seguir dando la Batalla para defender la Estabilidad, la Seguridad, la Paz, para que nuestro Pueblo tenga el Derecho a seguir creciendo, y al crecer seguir generando más Empleo, reduciendo la Pobreza, reduciendo la Extrema Pobreza, y luego ir dándole, sobre todo, más Alegría y más Seguridad a las Familias nicaragüenses.

¡Que Viva la Policía Nacional en su 38 Aniversario!

***************

Declaraciones de Rosario, Vice-Presidenta de Nicaragua, después del Acto Conmemorativo del 38 Aniversario de la Policía Nacional

11 de Septiembre del 2017

Buenas tardes, buenas noches, queridas Familias... Concluyendo este Acto que a tod@s nos llena de Orgullo, y sobre todo ese Discurso que hizo nuestro Comandante Daniel. Un Discurso claro. Un Discurso contundente. Un Discurso que nos llama a promover Valores, para sentirnos cada vez más en Reconciliación, y de esa manera fomentar cada vez más la Paz y la Seguridad en nuestro País.

Una Cultura de Reconciliación y Paz que nos da a tod@s Seguridad, Tranquilidad y Alegría; y trabajar, seguir trabajando tod@s junt@s, para fomentar esos Valores que determinan que vayamos siendo cada un@ de nosotr@s un poquito mejor cada día, y las Relaciones en la Familia y en la Comunidad también un poco mejores, cada día.

Son grandes Desafíos los que tenemos como Sociedad, alrededor de una Cultura Libre de Violencia, alrededor de una Cultura que promueva Respeto, Entendimiento, y que, desde el Respeto, el Entendimiento y la Capacidad que debemos tener para convivir como Herman@s, o como Familia, o como Comunidad, vayamos construyendo la Patria Mejor que tod@s queremos.

Recordemos que Septiembre és el Mes de la Patria, y el mejor Homenaje que podemos rendir a nuestra Nicaragua, Bendita, Unida, Siempre Libre, és proponernos a hacer las cosas mejor todos los días; proponernos, de verdad, trabajar por esa Cultura de Armonía, de Entendimiento, de Respeto, de Amor, como Cristian@s, como Buen@s Cristian@s. Aprender a sentir y a vivir el Amor que exige mucho de nosotr@s.

Talvez lo más difícil, lo más difícil en la Vida, sea aprender a ser humilde, pedir perdón, y perdonar. Eso decía el Santo Padre en Colombia, un País que está saliendo de un conflicto larguísimo, donde debe costar mucho pedir perdón, y aprender a perdonar; sin embargo se ha venido logrando.

Y nosotr@s, en nuestro País, tenemos años de venir promoviendo el Entendimiento, la Reconciliación, que és promover el Amor, y desde el Amor construir todos los días. Porque no és decisión permanente, hay que construir todos los días el Amor, el Cariño, el Respeto, los Valores, y eso nos sirve a tod@s para construir la Paz, edificar la Paz, cada día.

Yo creo que en esta Nicaragua, de Bendición, Prosperidad y Victorias, tod@s nos sentimos ya un poco mejor. Sabemos que hemos venido cultivando en nosotr@s, en cada un@, una Conciencia distinta, una Conciencia de Familia Nicaragüense, y una Conciencia en la Familia, que debe llevarnos a ser mejores.

Sin obviar los dramas que el Comandante planteaba, que tienen que ver con la agresividad, que tienen que ver con la atrocidad que debemos condenar enfáticamente, al mismo tiempo que las Instituciones Especializadas trabajan en establecer las Sanciones pertinentes para quienes son Protagonistas de esas atrocidades que conmueven a la Sociedad, y que no nos representan como Cultura, como País, no nos representan. Pero suceden, y cuando suceden tiene que ser un Indicador de más trabajo para tod@s nosotr@s : De más trabajo para prevenir, de más trabajo para atender, y al mismo tiempo, de más Compromiso con todo lo que represente una Cultura distinta.

Nosotr@s nos identificamos plenamente, estoy segura que todas las Personas que estaban en esa Sala se identificaban plenamente con todos los conceptos vertidos por nuestro Comandante Daniel esta tarde y, sobre todo, por la necesidad de apropiarnos de que, desgraciadamente, en el Mundo se instala como comercio una Cultura de Odio, y también desde muchos Medios de Comunicación Globales todos los días estamos viendo y recibiendo en nuestros Hogares, en nuestras Familias, como entretenimiento, recetas para el crimen, recetas de odio.

Todo eso nosotr@s no podemos perseguirlo; no podemos prohibir las series, las pe-lículas, no se pueden prohibir, pero trabajando en la Familia, para tener claridad de lo que esos contenidos significan y cómo pueden dañarnos, y cómo pueden representar amenazas para el Futuro, podemos, creo yo, recibir menos tóxico, y seguir siendo entonces una Sociedad de Familia, de Valores de Familia, de Valores de Comunidad.

Yo creo que, lo que tenemos en Nicaragua tenemos que cuidarlo como Tesoro, como Patrimonio. Nosotr@s todavía somos un País y un Pueblo donde la Familia es el Centro, donde somos Solidari@s, donde la Comunidad nos encontramos, nos reunimos. Eso hay que cultivarlo, porque és único.

De verdad, en este Mundo esto ha venido quedando como un Patrimonio, y en el caso de nuestro País nosotr@s sabemos que nos distingue y nos defiende. Ser un País donde hay Familia, hay Corazón de Familia, hay Valores de Familia; nos reconocemos como Familia, nos queremos y nos cuidamos como Familia : La Familia Sanguínea y la Familia Grande, que és esta Nicaragua de Tod@s.

Así es que, qué mejor en este Mes de la Patria que comprometernos alrededor de los Valores, alrededor de la Cultura de Familia y Comunidad; de la Cultura de Paz, de la Reconciliación, y de la Unidad de Tod@s, por el Bien de Tod@s.

Como decía el Comandante, ese Modelo de Alianzas que tenemos en Nicaragua, que también es Único, és Original, nos distingue, nos defiende, y nos ayuda a encontrarnos, dialogando, atendiendo entre tod@s los problemas para encontrar soluciones, e ir Adelante, Salir Adelante en la Lucha para Vivir Mejor; para que todas las Familias nicaragüenses vayamos Prosperando.

Estamos segur@s que eso és lo que tod@s sentimos, y queremos. Tod@s queremos trabajar, tod@s queremos sentirnos tranquil@s en nuestro País, tod@s queremos Prosperar. Que más Bendición que una Patria como la nuestra, donde estamos unid@s; donde nos sentimos y nos relacionamos como Familia, y tenemos que promoverlo más, y donde las Instituciones del Estado, todo el Estado, están a disposición de las Familias nicaragüenses, para construir todos los días la Paz, la Tranquilidad, la Seguridad, y por lo tanto, la Prosperidad.

Muchas gracias, Compañer@s. Mañana por la tarde vamos a estar recibiendo la Antorcha. Esta és una Semana de mucho Trabajo, pero también de mucha Alegría. Le damos gracias a Dios por esta Nicaragua, donde nos sentimos content@s de haber nacido, de vivir, y de tener Futuro.  Muchas gracias.