Padre Miguel d’Escoto… ¿Sabía usted que…?

Submitted by tortilla on Mié, 13/09/2017 - 07:15

Sofía Clark y Jeanne Laurent, 12 de septiembre 2017

  • Como seminarista el Padre Miguel fue provocativo. Cuestionaba a menudo sus profesores pero siempre obtuvo buenas notas por la solidez de sus argumentos y su lógica irreprochable.

  • Impartió clases de historia del arte en el seminario, donde también hizo sus primeros tanteos de pintar y dibujar.

  • Luego de su ordenación en 1961, fue seleccionado por sus superiores a sacar una maestría en comunicaciones sociales – con especialidad en televisión – en el Instituto Pulitzer de la Universidad de Columbia en New York.

  • Además de hablar y escribir en sus dos idiomas natales, español e inglés, leía griego, latín, francés, portugués e italiano, y tenía nociones del alemán.

  • Trabajó 8 años (1963-1970) como misionero de Maryknoll en Chile. Un organizador comunitario carismático y entusiasta, fundó el Instituto de Investigación Aplicada, INAP, para ayudar a las comunidades marginadas en la periferia de Santiago y donde cariñosa mente le llamaban “el curita del Cerro Blanco”.

  • En Chile ganó premios internacionales por innovación y creatividad en la producción de programas de televisión educativos de alta calidad. Desarrolló temas relacionados con los derechos laborales, la violencia contra la mujer y genero.

  • Como hijo del Vaticano II, también fue hijo de Medellín, los documentos de la Conferencia Episcopal Latinoamericana de 1968 sobre cómo aplicar el Concilio Vaticano II a la turbulenta realidad latinoamericana. “Aprendí a descubrir a Dios en la convivencia fraterna entre los más pobres y desposeídos de esta Tierra y en la lucha inclaudicable y noviolenta por su liberación.

  • Meditaba mucho sobre la vida y el ejemplo de Martin Luther King, Jr. y en el hecho de que seguir al Señor Jesús, el Crucificado, implicaba asumir mayores riesgos en la lucha activa por la justicia, la fraternidad y la solidaridad.

  • En Chile y después estableció relaciones con teólogos de América Latina que estaban desarrollando una teología que llamaban “de liberación”, muy diferente al patrón convencional de domesticación y resignación. Así conoció a Gustavo Gutiérrez (Perú), Pedro Casaldáliga, Paulo Freire y Leonardo Boff (Brasil), entre otros, formando amistades que duraron toda su vida.

  • Convencido que el pozo de pensamiento filosófico, ético y teológico de Estados Unidos estaba agotándose, luchó para convencer a la Junta Directiva de Maryknoll de fundar una nueva editorial para traer al Norte, al mundo de habla inglés, el pensamiento teológico emergente de América Latina.

  • En 1970 fue designado Director de Comunicaciones Sociales de Maryknoll, donde fundó la editorial Orbis Books, En tan solo cinco años Orbis se estableció como la editorial más importante en su género en Estados Unidos.

  • Como Director visitó todas las misiones de Maryknoll en América Latina, África y Asia, llegando a algunos de los más recónditos lugares del planeta, a menudo en busca de manuscritos.

  • El terremoto de Managua de 1972 le trae de vuelta a Nicaragua. Trabajó con organizadores de base para determinar las prioridades de víctimas refugiados en la ciudad de León y esto culminó en la creación la Fundación Nicaragüense Pro Desarrollo Comunitario Integral, FUNDECI, en 1973, y la construcción de 300 viviendas.
  • Dicha experiencia lo inmersa en la realidad política de su país y sirve como preludio a su incorporación al Frente Sandinista.

  • En sus propias palabras… “El segundo y definitivo llamado de Dios lo recibí cuando tenía apenas 16 años de ordenado sacerdote. Me vino a través del Frente Sandinista de Liberación Nacional en la persona de Daniel.”

  • A finales de los años 70 emergió como miembro de Los Doce. También dio testimonio contra el régimen de Somoza en audiencias del Congreso de Estados Unidos para suspender la ayuda militar.

  • Asume por primera vez su rol como ‘Canciller de la Revolución’ en septiembre de 1978 cuando habla (desde la bancada de Panamá) en la Décimo Séptima Reunión de Consulta de los Ministros de Relaciones Exteriores de la OEA, es decir 10 meses antes del derrocamiento de Somoza. 

  • Como Canciller abrió las puertas de Nicaragua al mundo. Visitó la gran mayoría de capitales del mundo estableciendo relaciones diplomáticas con países de África, Asia, Europa del Este y el Medio Oriente.

  • Entre múltiples éxitos en la política exterior, Nicaragua logró obtener un escaño en el Consejo de Seguridad, en plena guerra fría, durante la administración de Reagan.

  • El caso de Nicaragua vs. Estados Unidos en La Haya constituye un caso único donde un país pequeño, haciendo uso de principios éticos, la moral y el derecho internacional, interpone una demanda contra una gran potencia por agresión.

  • Fue electo por aclamación presidente del 63avo periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU en 2008.

  • Luego de terminar su periodo como presidente de la Asamblea General de la ONU y regresar a Managua, el Padre Miguel realizó aproximadamente veinte viajes al exterior.

  • En los últimos tres años de su vida, aun con el avance de su enfermedad de Ménièrey otros problemas de salud, publicó seis libros: tres sobre espiritualidad escritos por Leonardo Boff; dos sobre la geopolítica, la OTAN y la globalización de la guerra; y uno sobre Carlos García, maestro y paisajista de Solentiname.

  • Fue un entusiasta de mascotas y tuvo muchas a lo largo de sus 84 años incluyendo un tigre, mono, loras, venado, oso hormiguero, cabras, patos, gallinas guinea, pavos reales, pero por encima le apasionaban los perros.

  • Gozó a lo largo de su vida el apoyo incondicional de su congregación de Maryknoll, de Daniel y Rosario, y de su pueblo que supo reconocer en él un fiel discípulo de Jesús.