NICARAGUA : LANZAMIENTO DEL PROGRAMA VIVIENDA SOCIAL SOLIDARIA

Versión para impresiónSend by emailSend by email

LANZAMIENTO DEL PROGRAMA VIVIENDA SOCIAL SOLIDARIA

Sesión de Trabajo del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional y el Sector Privado, dando a conocer el Programa de Crédito Justo para Viviendas de Interés Social
14 de enero del 2010

Palabras de Daniel

Buenos noches hermanos nicaragüenses, familias nicaragüenses, en esta ocasión nos encontramos con representantes de la Asociación de Bancos de Nicaragua, de las diferentes empresas, Cámaras de la Construcción de nuestro país, desarrolladores, para dar a conocer este Proyecto de Vivienda Social; un Proyecto que resulta de carácter fundamental para la dignificación de las familias nicaragüenses.

Aquí presiden don Ramiro Ortiz, Presidente del Banpro; Juan Bautista Sacasa, Presidente de la Asociación de Bancos; Alfonso Silva, Presidente de la Cámara de Urbanizadores; Mario Zelaya, Pre-sidente de la Cámara de Construcción, y una buena representación de constructor@s y urbanizador@s, porque también hay mujeres en la construcción y en la urbanización.

Tengo unos datos aquí, sobre lo que ha sido el comportamiento de estos Programas en los últimos años. En el período 2007, que es cuando nosotros asumimos el Gobierno, a la fecha, al año 2009, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ha construido 6,608 viviendas. En el mismo período, el Sector Privado ha construido 4,800 viviendas. En tres años se han construido 11,408 viviendas, sumando los dos sectores, porque al final de cuentas el objetivo es el mismo, combinando esfuerzos, el Estado, las Alcaldías, el Sector Privado y Cooperación también que aporta a la construcción de viviendas, hay Cooperación de or-ganismos que tienen hermanamientos con Alcaldías, y promueven construcción de viviendas.

Tenemos algunos datos de la construcción de viviendas en gobiernos anteriores, donde se hizo un esfuerzo, nosotros lo reconocemos, pero las condiciones todavía había que irlas creando; recordemos que al gobierno de la señora Chamorro le tocó asumir un gobierno de postguerra, las condiciones eran complejas, y ahí se construyeron unas 5,397 viviendas. En el siguiente gobierno 8,179, y en el siguiente 8,600. Estoy hablando entre los dos sectores, sector Empresa Privada y Sector Estatal.

Ahora estamos haciendo un esfuerzo de cara al año 2010, de avanzar en este compromiso que tenemos con el pueblo nicaragüense, de construir más viviendas con carácter social. Están los otros proyectos, otros Programas de viviendas para familias de sectores con más posibilidades económicas, sector medio, sector alto, que están accediendo a repartos, a desarrollos que se están realizando en nuestro país.

Antes de empezar esta Sesión de Trabajo, y darles la bienvenida a la Casa de los Pueblos a todos ustedes, queridos hermanos nicaragüenses, quiero informarle a nuestro pueblo, que en estos momentos está llegando a Puerto Príncipe, Haití, la Brigada de Nicaragua que va a prestarle auxilio, solidaridad al pueblo haitiano. Ellos volaron de Managua a Kingston, Jamaica, ahí reabastecieron, y de Kingston volaron a Puerto Príncipe. Así es que las familias de los 34 compañeros que van en esta misión, en dos aviones AN-26, con tres y media toneladas de equipos médicos, generadores, agua potable, casas de campaña, equipos de rescate, el Jefe de la Brigada es el General de Brigada Mario Pérezcassar.

Por lo tanto, para tranquilidad de sus familias ya les podemos informar que han llegado bien, gracias a Dios, y ahora se estarán abocando a las labores de auxilio, de apoyo, de rescate, con el pueblo haitiano.

Hay una reacción importante de la Comunidad Internacional, pero yo me hago la siguiente reflexión: ¿por qué la Comunidad Internacional reacciona con tanta fuerza hasta el momento de la tragedia? Sobre todo en el caso de Haití. Es lógico que cuando hay un desastre de esta naturaleza se mueva la Comunidad Internacional; nosotros mismos lo vivimos aquí en Nicaragua con el terremoto que destruyó esta capital. Pero el problema es que Haití, es un país que ha estado totalmente destruido, y el terremoto viene a acabar de golpear lo poco que se venía haciendo.

Ha habido inquietud, y el tema se ha abordado en Naciones Unidas, acerca de cómo involucrarnos todos los latinoamericanos, la Comunidad Inter-nacional, los países desarrollados, en apoyo a Haití. Todo esto se venía comentando en estos meses anteriores a que se produjera este desastre. O sea, inversiones en Haití que les permita tener a los hermanos haitianos programas de construcción de viviendas que puedan resistir un terremoto de hasta 7.3, que fue el terremoto que los afectó.

¡Claro, no hay construcción que no se ponga a prueba con un terremoto de ese tipo! Aquí lo vivimos en Nicaragua, el edificio que logró resistir, que demostró que realmente había sido construido con todas las de ley, fue el edificio

del Banco de América, ahí está todavía. En cambio, el edificio del Banco Central, que era nuevo, quedó reducido a 4 pisos; y el edificio donde funciona hoy la Asamblea Nacional, que había sido originalmente el Banco Nacional, logró resistir, algunas fracturas, pero logró resistir, de tal manera que ahí está funcionando la Asamblea Nacional.

Hubo repartos que lograron resistir, otros que perdieron el techo; recuerdo que mucho se habló en ese momento, creo que de Bello Horizonte, que las losetas se habían caído. Este es un tema, que estoy seguro, ustedes incorporan en todos sus diseños y en toda la parte constructiva, porque Nicaragua es un país altamente sísmico; Managua ha sufrido dos grandes terremotos, el de 1931 y luego el del 72.
El edificio del Palacio Nacional, otra construc-ción que resistió, que tenía ya sus años y logró resistir el terremoto; en cambio, otros edificios que eran más modernos, que habían sido cons-truidos cuando había más avance en la ciencia, la tecnología, todo lo que tiene que ver con el área de construcción, se desplomaron. El edificio del Seguro se desplomó, que era un edificio moderno; y había unos cuatro edificios modernos en Managua, de la época, que se desplomaron. Y de los edificios modernos, el que logró sobrevivir fue el del Banco de América, y resistieron edificios como los que ya mencionaba que se habían construido después del terremoto del 31, el del Banco Nacional y el Palacio que tenemos en la Plaza de la Revolución.

Vamos a iniciar esta Sesión de Trabajo, para informarle a nuestro pueblo qué es lo que hemos acordado en una gran alianza, entre los traba-jadores, porque sin los trabajadores no hay construcción; sin el que hace la mezcla, que está poniendo los ladrillos, no hay construcción. Los trabajadores son fundamentales, y claro que también el trabajador que está desempleado, que está esperando empleo, con tanta más razón la expectativa que tiene con este tipo de programa.

Esta es una gran alianza con los trabajadores, y un compromiso con los trabajadores, para generar más empleo; con el pueblo, que demanda viviendas; con las financiadoras, los bancos, el INSS, que van a aportar recursos; con los constructores, los desarrolladores, y que ya están desarrollando repartos.
Así es que voy a pedirle al compañero Comandante Bayardo Arce, que nos haga un esbozo de todo este esfuerzo. Este encuentro lo acordamos en la última reunión que sostuvimos hace una semana exactamente; estaba ahí don Ramiro Ortiz, Juan Bautista, Carlos Pellas, Chanito Aguerri, Presi-dente del COSEP, y ahí acordamos llevar a cabo este encuentro para darle esta buena noticia, en arranque de año, al pueblo nicaragüense.

Y sobre todo, también estuvo con nosotros en esa reunión Jaime Morales, Vicepresidente de la República, quien es muy activo, muy comprometido en todo este esfuerzo con el sector privado, de cara a los sectores sociales. No nos pudo acompañar hoy aquí por encontrarse un poco mal de salud.

Solamente quiero agregar que en estas reuniones que hemos sostenido, desde lo que fue la Ley que se aprobó en la Asamblea Nacional, hemos venido avanzando para ir superando obstáculos que se presentaban, para agilizar el desarrollo de estos proyectos. ¿Por qué? porque las instituciones tienen que aprobar los proyectos, muchas instituciones entran en esta aprobación de proyectos, y de ahí vino la idea de crear una Ventanilla Única. Voy a pedir a Bayardo intro-duzca el tema con un poco más de detalles, y luego seguiríamos con las otras intervenciones.

Palabras de Bayardo Arce
Asesor Económico de la Presidencia

Gracias Presidente, voy a ser muy breve. Cuando usted asumió la Presidencia, y nos planteó tra-bajar un Programa masivo de Viviendas de Interés Social, acompañamos a la compañera Judith Silva, Presidenta del INVUR, el Arquitecto Mario Salinas y yo, a reuniones con la Asociación de Bancos y la Cámara de Desarrolladores Urbanos, para ver con ellos cómo podíamos hacer un Programa masivo de Vivienda Social.

En estas reuniones nos plantearon una serie de trabas que habían, jurídicas, funcionales, de trámites en el Estado, que hacían complejo que su propósito se materializara, de tal manera que fuimos a la Asamblea a pedirles que un proyecto de Ley que tenían ellos, que se llamaba Ley de la Vivienda Digna, lo trabajáramos en conjunto para resolver los problemas legales que pudieran haber.

Hubo una respuesta positiva de la Asamblea, espe-cialmente de la Comisión de Infraestructura y de la Comisión Económica, y pudimos organizar un Plan de Trabajo con los técnicos del INVUR, del Ministerio de Hacienda y de otras instituciones para revisar, y al fin que se aprobara la Ley que ahora llamamos Ley de Viviendas de Interés Social. Nos planteamos incluso, que si esas eran las viviendas dignas, las otras iban a ser consideradas indignas, entonces, es un concepto más compresivo hablar de Vivienda de Interés Social.

La Ley efectivamente se aprobó ahí, como usted acaba de decir, se resolvió uno de los problemas principales que nos señalaron, sobre todo los Bancos, que eran los trámites. Según la experiencia de ellos y de los urbanizadores, se podía llevar 18 meses un proyecto para ser aprobado, de institución en institución. La Ley crea la Ventanilla Única, les pone un plazo de 90 días y los funcionarios, en ese plazo deben tener aprobado los proyectos, so pena de asumir responsabilidades por su mal funcionamiento.

Sin embargo, todos los funcionarios que componen la Ventanilla Única, cuando se habló, la recibieron con mucho entusiasmo. Todos ellos, todas las instituciones han enviado delegados, todos han recibido cursos de capacitación, todos están entrenados, todo el mundo está esperando que este Programa arranque masivamente. De hecho, ya arrancó, la Ventanilla Única ya comenzó a funcionar, ya comenzó a aprobar, pero el equipo está listo para recibir, de manera masiva, solicitudes de los urbanizadores.
El otro problema que vimos, debido a la pobreza del país, era el de los intereses, la gente con los intereses que recibe Nicaragua de la Banca Internacional, se estaban cobrando intereses muy altos. En la Ley se estableció, que el Estado va a asumir entre el 2 y el 3 y medio por ciento de los intereses de estas tasas y, una vez que se plasmó en la Ley, se trabajó en conjunto con los Bancos, el Reglamento que plasma cómo se va a materializar esto. El Reglamento quedó preparado antier, totalmente satisfechos los amigos banqueros, porque ellos revisaron y le dieron el OK a cómo queda el Reglamento, que ya usted firmó para que sea una realidad.

Estas casas de interés social, las definimos para que no hubiera abusos de los usuarios; son casas que tienen que ir a un máximo de 60 metros cuadrados, su valor no debe sobrepasar los 20 mil dólares, los beneficiarios que van a recibir este subsidio de intereses, no pueden tener ingresos familiares superiores a los mil dólares, y tampoco tener otra vivienda, porque se trata de fomentar que todos los nicaragüenses tengan la vivienda apropiada para vivir.

Las últimas cosas que hemos hecho fue una discusión con los amigos de los Bancos, para establecer cómo se va a dar el subsidio. Mensual-mente quedamos que ellos pueden acreditárselo en sus obligaciones fiscales; a su vez se les pidió y todos ellos quedaron de trabajar planes para que la gente que quiera acceder a esto, pueda ir a través de programas de ahorro, ahorrando las primas y los gastos de cierre, de tramitación, que también quedaron de bajar, revisar sus precios. Ya ha habido una baja del 3 y medio, al 2% en estos cobros de los Bancos.

Teníamos problemas de cómo bajar aún más los costos de la vivienda, logramos que Cementera, aquí presente el Gerente de Cemex, elaboraran un producto que ya está a disposición de este Programa, que tiene un costo un poco menor que el cemento comercial, pero que va en bolsas espe-ciales para este Programa.

Dentro de eso también, buscando cómo abaratar costos, apelamos a la Superintendencia de Bancos, en dos direcciones: primero, para que las pre-visiones de estos créditos se bajaran, había un 1% y se eliminó, para esto. Posteriormente, estaba el problema de que la normativa de los Bancos obliga a avalúos anuales o trimestrales, estaban trianuales, pero eso lo termina pagando el usuario, lo cual tiene un costo. El Superintendente de Bancos nos entregó la nueva normativa, que establece que en los proyectos de vivienda, bastará el avalúo de un modelo para que quede consignado el avalúo de todas las casas de ese mismo modelo que se vayan a hacer en el proyecto, y que los avalúos particulares se hagan cada cinco años. Lo cual obviamente, va a incidir en un ahorro para los usuarios. La Superin-tendencia de Bancos ya emitió esta Resolución.

Tenemos en marcha dos cosas, las otras dos cosas que nos plantearon como pendientes, una es que en el Registro a veces dilatan mucho los trámites de inscripción de las propiedades, etc. Entonces hicimos una gestión con la Corte Suprema, que también nos dio una respuesta inmediata y están en los trámites, para que haya una especie de ventanilla especial para la inscripción de los terrenos que vayan a entrar en este Programa. Y la otra es que, cuando uno agarra un terreno y hace todo esto, tiene que pasar por INETER, que haga la demarcación, el estudio... También se le pidió a INETER, crear un mecanismo donde se priorice y se agilice la demarcación de los terrenos que van a ser ocupados en este Programa.

De tal manera que, hablando con los amigos de CADUR, Cámara de Desarrollo Urbanístico, con los Bancos, creemos que se han creado ya, a través de la Ley, de los Reglamentos, a través de todos estos acuerdos, y estas disposiciones nuevas que han tomado las instituciones, condiciones, para que comience a hacerse una realidad la masifi-cación de la construcción de viviendas para el pueblo nicaragüense, este tipo de viviendas que llamamos de Interés Social.

Por eso es que cuando se reunió usted con el Presidente del COSEP y los Presidentes de los Bancos, se dijo que ya estaban las condiciones dadas para hacer este anuncio y llamar a la población, a los desarrolladores, que los Bancos se dispongan en función de divulgar que estamos listos para impulsar el Programa de Vivienda, en conjunto, la Empresa Privada, el Gobierno y los trabajadores. Gracias.

Palabras de Daniel

También se encuentra Ricardo Barrios, en repre-sentación del Grupo Pellas; Julio Cárdenas, en representación del Bancentro, y el compañero Víctor Urcuyo, Superintendente de Bancos, no sé si tenías algo que agregar a lo que decía Bayardo.

Palabras de Víctor Urcuyo
Superintendente de Bancos

Primeramente, felicitar al Gobierno y a la Asamblea, por crear todas las condiciones nece-sarias fundamentales y la estructura adecuada para llevar a cabo un Programa que va a ser de gran utilidad para el pueblo de Nicaragua.

Y felicitarlo personalmente a usted y a su señora, y al Comandante Arce, que ha sido muy instrumental, y a los colegas supervisados míos, por su cooperación y afán de llevar este Programa a convertirse en una realidad, que va a redundar seguramente en beneficio para la gente de Nicaragua, y esperemos seguir construyendo cada día más casas, para que todo el mundo tenga derecho a una vivienda, que es lo mínimo que podemos aspirar cada ciudadano. Muchas gracias.

Palabras de Daniel

Gracias, Víctor. Yo quería agregar que, a la par de este Programa, nosotros vamos a continuar con las Casas para el Pueblo, dentro del marco del ALBA. Igualmente, ya hemos empezado a desarrollar el Programa Una Casa Mejor, en los barrios, en los asentamientos, y también lo vamos a llevar al campo, de tal manera que la población campesina pueda contar con recursos que le den condiciones realmente, donde tenga lo básico de una vivienda; que desaparezca el piso de tierra, que desa-parezca el plástico, y que se incorporen los ladrillos, los bloques, el piso de cerámica, el techo de zinc, los servicios higiénicos.

O sea, una familia campesina que tenga esas condiciones, ya no va a estar desesperada por venir a la ciudad, porque si no damos esa señal en el campo, ¿qué dice la gente del campo? Si queremos casa tenemos que ir a la ciudad, porque en la ciudad es donde están los Programas de Desarrollo. Entonces, es importante seguir con Programas que se han venido desarrollando en zonas rurales, y profundizar en la montaña, entrar a la montaña donde están los productores de café, los productores de ganado, los campesinos, llevar allá estos Programas de Vivienda Rural.

Está con nosotros también, Juan Bautista Sacasa, Presidente de la Asociación de Bancos, quien ya nos había comunicado hace una semana, que el día de hoy se sometía a una operación maxilar, que no iba a poder hablar, pero que iba a hacer el esfuerzo de asistir, y aquí lo tenemos, él no va a exponer, así que le pedimos a Ramiro Ortiz, Presidente del Banpro, que nos diga sus palabras.

Palabras de Ramiro Ortiz
Presidente del Banpro

Muchas gracias, señor Presidente, gusto en salu-darla señora Primera Dama. Queremos agradecerle la sensibilidad con que el Gobierno de la República está actuando para facilitar los medios en que nosotros, las instituciones bancarias, seamos instrumentos de mejorar la calidad de vida de los nicaragüenses, especialmente las áreas que han venido siendo menos atendidas, que es la responsabilidad social a la vivienda, para inferiores recursos.

Aplaudimos seriamente la participación del Doctor Roberto López Gómez, por el INSS; la del Doctor Víctor Urcuyo de la Superintendencia de Bancos, y la del Comandante Bayardo Arce, porque se ha hecho en una forma muy expedita, el poder crear la sinergia, que la voluntad del señor Presidente nos planteó en una reunión en conjunto con el sector privado, de poder hacer un Programa que viniera realmente, a resolver hasta la medida de lo posible, la facilidad de viviendas de todos los sectores del país, con especialidad la de mayor impacto social.

Nosotros, las instituciones bancarias, somos parte de todas las fuerzas vivas de la República, y tenemos nuestra obligación con todos los sec-tores del país. Tenemos la facilidad de poder ser un instrumento, no sólo de producción, sino que ser instrumento de calidad de vida, y es nuestra responsabilidad hacer nuestra parte y apoyar el que se pueda llevar a efecto, un Programa de esta calidad. Calidad que abarca a todos los nicara-güenses sin ningún lineamiento político. Nosotros estamos aquí cumpliendo nuestra responsabilidad en la sociedad nicaragüense.

Quiero agregar, en mi felicitación a esta sensi-bilidad, lo importante que es la creación de este Programa, ya que los impactos internacionales y las circunstancias productivas locales, nos hemos encontrado con un deterioro económico en el país y, evidentemente, eso se ha reflejado en una baja en la capacidad de construcción y desarrollo de viviendas y de otros aspectos de construcción.

Por eso acuerpamos a las diferentes Cámaras, a las diferentes compañías, y a todas las personas interesadas en participar en este nuevo empuje, para facilitar al sector de construcción los medios necesarios, no sólo facilitarle a los usuarios, sino a los factores de construcción, los medios necesarios para que puedan participar activamente en esta transformación.

El sector de construcción, es uno de los más importantes para crear el efecto económico multiplicador para el beneficio del empleo, y eso traería a nuestra sociedad, una capacidad mayor de mejorar nuestro impacto económico hacia donde estamos encaminando nuestros esfuerzos. De tal manera que nosotros los Bancos, actuaremos con mucha responsabilidad, y responderemos activa-mente para que estos objetivos se logren.

Muchas gracias a ustedes por darnos la facilidad de hacer expedito, de una manera muy activa, el que tengamos los medios para poder cooperar. Muchas gracias.

Palabras de Daniel

Gracias, Ramiro Ortiz, no te digo Don, porque somos más o menos de la misma edad ¿verdad? Yo me acostumbré de muchacho a decirle Don, al de mayor edad, mayores de edad, mayores de 80 años, pero nosotros estamos jóvenes todavía.

Él decía algo muy importante, este es un Programa que nosotros lo estamos desarrollando de cara a todos los nicaragüenses, sin exclusión alguna. Es un programa totalmente inclusivo, es para todas las familias nicaragüenses, independientemente de su ideología, su pensamiento político, su prefe-rencia religiosa... Lo importante es que es un Programa que está dirigido a las familias nicara-güenses que demandan una vivienda y que llenan los parámetros establecidos en el Programa.

Es bueno agregar, que todo nicaragüense que tenga 7 años de laborar en cualquier empresa privada o institución pública, tiene derecho a solicitar su antigüedad laboral para usarla en el pago de la prima y tener acceso a su vivienda. Esto es muy importante destacarlo.

Vamos a pedirle al compañero Roberto López, Di-rector del INSS, que nos exponga la manera en que el INSS está entrando para financiar, y cómo estos proyectos benefician a los maestros, a los trabajadores de la salud, benefician a toda la población.

Palabras de Roberto López
Presidente Ejecutivo del INSS

Gracias, Comandante. Efectivamente, como parte del esfuerzo para aumentar la construcción de viviendas que viene realizando el Gobierno del Pueblo, el Gobierno del Frente Sandinista, el Consejo Directivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social tomó la decisión de destinar una inversión del equivalente a 45 millones de dólares para un Programa de Crédito Justo para la Vivienda de Interés Social.

Estos 45 millones de dólares, que son aproxi-madamente unos 900 millones de córdobas, forman parte de las reservas financieras que tiene el Instituto, y que ha estado invirtiendo en los Bancos, en el Banco Central, en el Ministerio de Hacienda y en diversos mecanismos que permiten obtener un buen rendimiento.

Como nuestros rendimientos han mejorado, tomamos la decisión de asignar este fondo, negociándolo con cuatro Bancos, el BAC, el BDF, Bancentro y Banpro. Estos Bancos van a manejar créditos hipotecarios, entre 15 a 20 años, con una tasa anual del 8%, que son condiciones nunca vistas en Nicaragua, para financiar la compra por parte de los trabajadores nicaragüenses, de vivienda en las urbanizaciones que han sido aprobadas por el INVUR.

Los Bancos además, se han comprometido en negociar y tratar de obtener líneas de créditos adicio-nales que complementen este fondo, que podemos llamarle Fondo Semilla, que están poniendo los trabajadores a través del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, y esperamos que este fondo en los próximos años llegue a ampliarse hasta al menos 90 millones de dólares.

Además de complementar el trabajo que ya se venía realizando, este fondo está apoyando la implemen-tación de la Ley de Vivienda de Interés Social, que mencionaba el Comandante Arce, y estamos seguros que va a ampliar el trabajo que veníamos ya realizando en el Gobierno con los Programas de Casas para el Pueblo y el Programa una Casa Mejor, como mencionaba el Presidente.

Forma parte este esfuerzo, del que viene reali-zando el Frente Sandinista en una alianza con el sector privado, con las constructoras, con los Bancos, para llevar desarrollo al país con un espíritu Cristiano, Socialista y Solidario. Estamos seguros que este esfuerzo va a ser ampliado, va a ser acogido por nuestros amigos de los Bancos y de las urbanizadoras, y de esta manera iremos progresando en llevarle un techo digno, una Vivienda de Interés Social digna para todos los nicaragüenses. Muchas gracias, Coman-dante.

Palabras de Daniel

Gracias, Roberto. Quiero agregar que lo que estamos proyectando aquí para el año 2010, son 1,900 viviendas a construirse a través de sub-sidios directos, ejecutados con las Alcaldías Municipales; 4,800 casas a ser construidas por el sector privado, con hipotecas bancarias subsi-diadas por el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, que es este Programa del que estamos hablando en estos momentos. A esto hay que agre-gar el Programa Una Casa Mejor, que desarrolla el INVUR, que tiene como meta 2,450 viviendas.

Esto nos daría un total en viviendas nuevas, de 6,700 viviendas comprometidas para este año, en estos dos programas; más 2,450 viviendas para mejorar. A esto tenemos que agregar las viviendas nuevas que ya se están construyendo, aquí nomás se están construyendo 50 nuevas viviendas del Proyecto Casas para el Pueblo. Y la cantidad de viviendas Una Casa Mejor, que también va a desarrollar el ALBA, en el campo y en las ciudades.

Creo que es importante destacar que cuando se llevó esta Ley a la Asamblea Nacional, logramos ahí un consenso, un respaldo de todas las fuerzas políticas; se logró que las diferentes fuerzas políticas respaldaran el proyecto y fuese apro-bado, después de ser discutido con la Comisión correspondiente. Por lo tanto, es un proyecto que cuenta con todo el respaldo político de la sociedad nicaragüense; no hay fuerza política alguna que se pueda oponer a este tipo de proyecto, al contrario, se comprometieron las fuerzas políticas en la Asamblea Nacional y, ahora tenemos el reto cumplir con este compromiso.

Vamos a pedirle a Alfonso Silva, que en nombre de la Cámara de Urbanizadores, nos manifieste cómo están viendo los urbanizadores este compromiso, en el cual ha estado trabajando de lleno Alfonso, desde sus inicios.

Palabras de Alfonso Silva
Presidente de la Cámara de
Urbanizadores de Nicaragua

Buenas noches, muchas gracias, señor Presidente, señores Presidentes de Bancos, amigos y amigas todas. En realidad, estamos con un alto quórum de nuestra Cámara; nuestra Cámara casi está en Pleno, con todos nuestros asociados en este encuentro.

A nosotros igualmente, desde que iniciamos como Cámara de Urbanizadores, un esfuerzo por presen-tarle a la sociedad nicaragüense, con nuestro primer foro hace un par de años, la preocupación de cómo entrarle con un acuerdo concertado de todos los actores que puedan garantizar que estos Programas caminaran, encontramos eco realmente de parte de sus funcionarios que estaban vinculados al tema: la Presidenta del INVUR, Judith Silva; el arquitecto Salinas y el Comandante Arce, quien coordina la parte económica, y con posterioridad, el Presidente del INSS, que se metió, digamos, con todo lo que él acaba de referir reciente-mente.

En la Cámara, nosotros planteamos que la Ley se lograra construir con esa visión de consenso realmente, que pudiera incorporar a los distintos actores en las diferentes modalidades de cons-trucción. Y creo que eso se logró, usted lo acaba de expresar muy claramente, con un respaldo político amplísimo de las distintas fuerzas expresadas en el Parlamento.

Pero en lo concreto, a nosotros se nos pidió como sector, que nos comprometiéramos en tratar de reorientar nuestro esfuerzo constructivo y de inversión hacia la vivienda social, privilegiando a todas aquellas familias nicaragüenses que hasta la fecha no habían podido acceder a un crédito o no habían podido acceder a una vivienda que les permitiera tener unas mejores condiciones de vida.

Y a partir de ahí, las empresas comenzaron a buscar el rumbo, de cómo reorientar un proceso de inversión hacia este tipo de proyectos; de tal manera que hoy podemos decir que recientemente en el semestre pasado, se reactivaron algunos, e iniciaron proyectos importantes: 10 proyectos que ya están operando un número importante de viviendas, y otros 12 que están, digamos, ya en el proceso de la Ventanilla Única, que creemos que todo está dado para que funcione.

De manera que nosotros podemos estar diciendo, que estamos proyectando para los próximos 3 años, poder hacer una construcción, si todo funcionara, si los recursos estuvieran disponibles, si los mecanismos se activan correctamente, en unas 15 mil viviendas aproximadamente.

En efecto, para el año 2010, estamos planteando como sector, esto contado a partir de la revisión de cada uno de los proyectos que están en procesos y los que están en la tubería de la permisología de unas 5 mil casas, que coincide ciertamente con lo que usted señalaba.

Por lo tanto, nosotros queremos sumarnos, primero, al reconocimiento del Gobierno a través de su persona y de los funcionarios que ha dispuesto para esto; el reconocimiento a la Banca, que ha mostrado una amplia flexibilidad hacia poder encontrar los mecanismos que nos permitan entrarle a este sector nuevo de mercado, y asumir nosotros el reto de meternos a construir las viviendas, con la calidad apropiada y con la responsabilidad debida en alianza con los proveedores.

De manera que el resultado, creo yo, va a ser en beneficio absoluto para las familias nicara-güenses, para Nicaragua, con todos los efectos que ustedes ya han expresado anteriormente en sus participaciones, que el volumen de casas, el volumen de empleo y todo el efecto multiplicador que va a tener.

Al menos de este lado hemos arrancado, vamos a continuar en ese compromiso, y esperamos que podamos contribuir a un proceso de recuperación real de la economía, y poder llevarles a las familias nicaragüenses, una vivienda de calidad y con mejores condiciones, básicamente. Muchas gracias.

Palabras de José Adán Aguerrí
Presidente del COSEP

Gracias, Presidente, buenas noches. Efectiva-mente, en la Agenda COSEP-2009, nosotros plantea-mos la necesidad de trabajar en materia de asamblea legislativa durante el año, proyectos que fueran de importancia para el crecimiento económico del país, y en ese sentido, nos pusimos como meta en el año, sacar dos proyectos que hoy son muy importantes de cara a las expectativas que tenemos para revertir el crecimiento en Nicaragua y que vuelva a ser, en el 2010, un crecimiento positivo.

En esos dos proyectos, la Ley de Costa y la Ley de Vivienda, efectivamente como usted decía, Presidente, hubo un consenso de todas las fuerzas políticas, que nos permitió encontrar esa res-puesta en la Asamblea, una vez que pasamos todo un proceso largo, arduo, un proceso en el cual por muchos meses, nuestros equipos, tanto el equipo de la Cámara de Construcción, el de la Cámara Urbanizadores, el propio equipo del COSEP, estuvo participando con las diferentes fuerzas políticas asegurando que pudiéramos tener ese proyecto de ley que nos diera el marco legal para hacer este empuje.

Este empuje de cara, e insisto en esto, viniendo de un año difícil, el 2009; el 2010 se nos presenta con esta oportunidad de buscar cómo reactivar la economía, y no nada más al sector de construcción que todos sabemos tuvo un año difícil, que cayó en 22% que generó una situación de afectación en el empleo, sino también el mismo sector comercial, porque esto es un proyecto que le va a dar una dinámica no sólo a la parte cons-tructiva, sino a la propia actividad comercial.

Vamos a poder ver nuevamente aquí a las ferre-terías, vamos a poder ver nuevamente a la misma Cámara de Minas haciendo un diferente año. Lo cual, en su conjunto, debe de provocar que si encontramos que este proyecto tiene el eco en la población, que esperamos que así sea, que la demanda venga y encontremos este proceso de cons-trucción dándose, vamos a tener el impacto que nos propusimos a través de este esfuerzo en Agenda-COSEP 2009.

Yo saludo que a esto se ha sumado, una vez que ya los procesos legales se dieron y que tenemos el marco para trabajarlo, ahora, al Sistema Bancario Nicaragüense, el sistema bancario privado que en conjunto con el esfuerzo que se está haciendo con el INSS, va a permitir poner estos recursos. Y, hoy, sólo para terminar mi intervención, no perdamos de vista que también hubo un esfuerzo adicional del sector privado, en relación a que, dentro de este proceso de reforma de Ley de Equidad Fiscal, el subsidio que se está asumiendo aquí, lo está también pagando el sector privado.

Eso lo hablábamos y se lo explicábamos a los trabajadores en la Mesa del Salario Mínimo, hoy por la mañana, donde discutíamos de estos temas y les decíamos que este es el tipo de esfuerzos que el sector privado, en año de crisis, está haciendo por Nicaragua, que está haciendo por la familia nicaragüense, como bien decía Alfonso. Y con esto, esperar que cada uno de estos sectores y por supuesto, la población nicaragüense que va a ser la beneficiada, sea la que tenga durante el año estos beneficios. Nosotros nos sentimos, desde ese punto de vista, que cumplimos con ese propósito en Agenda-COSEP 2009.

Palabras de Daniel

Gracias José Adán. Efectivamente, como lo explicabas, desde que empezamos este debate, incluso en esta sala estuvimos reunidos en una ocasión con todo el COSEP, hablando de los diferentes sectores, sector productivo, indus-tria, comercio y hablábamos del tema de la construcción, la importancia de la construcción para poder generar empleo.

Y la generación de empleo, el impacto que tiene el comercio, el impacto que tiene en la pulpería, porque ya la familia de ese obrero de la construcción va a poder ir a fiar a la pulpería y el pulpero le va a fiar, porque sabe que tiene trabajo; el impacto en las que se instalan a vender fresco, el impacto en el transporte, es decir, es un impacto multiplicador en la economía del país.

El INSS tiene, paralelo a todo este esfuerzo, 10 proyectos de urbanizaciones de vivienda social, que está financiando, y estamos hablando de proyectos que suman un total de 11,400 viviendas a ejecutarse en los próximos años, esto no es para ejecutarse todas en el año 2010. Estos datos podríamos tenerlo en los próximos meses, ¿cuánto en el 2010? ¿cuánto se pueden proyectar para el 2011, cuánto para el 2012, etc.? Pero lo importante es que es un programa que ya está arrancando, se está iniciando.

Ahora, quisiera darle la palabra a un sector que es crítico en todo esto, porque es el que tiene que responder por la calidad de la obra, es el que tiene que responder por ese diseño que nos garantice que la construcción realmente es una construcción buena, segura.

En esto tienen que ver los urbanizadores, cómo la construcción, si bien es cierto tiene espacios de construcción física muy limitados, por razones del costo de la construcción, cómo, en cuanto a terreno, lote, tenga un espacio suficiente como para que la familia luego pueda ampliar esa vivienda, pueda construir un cuarto adicional, que tenga espacios para sembrar, tener su área verde en su casita, que esto es tan importante para las familias nicaragüenses. Le pedimos a Mario Zelaya, Presidente de la Cámara de Construcción que nos hable cómo asumen ellos este reto.

Palabras de Mario Zelaya
Presidente de la Cámara de la Construcción

Gracias señor Presidente, mi saludo a los Miembros del Gabinete, a los compañeros Direc-tores y Presidentes de Cámaras del COSEP, al sector bancario dignamente representado, Superin-tendente de Bancos, a todos nuestros amigos, y a todo el pueblo de Nicaragua que indudablemente estará muy contento de la noticia que aquí estamos transmitiendo.

Para nuestro sector, que ha sido sumamente gol-peado por la crisis internacional, por la proble-mática económica, nuestro sector que cayó prácticamente un 20% en su volumen de ejecución en el año 2009, no hay mejor noticia que escuchar que iniciamos el 2010 con este programa que va a permitir que las empresas constructoras a la par de las urbanizadoras, podamos reimpulsar a como hemos estado transmitiéndolo, el sector que más rápidamente lleva el beneficio económico de la población.

Realmente, cuando hablamos de la construcción, hablamos de que el dinero llegó hoy a la cuenta bancaria del constructor, y mañana comenzó a circular en los diferentes sectores de la economía. A como bien decía el Presidente, mañana mismo iniciamos con la construcción de las champas, como llamamos nosotros a los planteles, mañana mismo llega la señora que nos vende la comida, llegan los que venden el fresco a los trabajadores, llegan los materiales de cons-trucción, la industria se dinamiza.

La industria de materiales de construcción, cemento, bloques, adoquines, ha estado deprimida, pero esta noticia y estas inversiones que tanto el Gobierno como la Empresa Privada estamos impulsando en conjunto, hace que de inmediato la industria de la construcción se reactive, las fábricas de materiales puedan recuperar su capacidad; que las constructoras se dinamicen; que las pequeñas y medianas empresas, que le hemos estado diciendo han estado muy afectadas en el año 2009, a tal punto que muchas de ellas han estado prácticamente latentes a la espera de estas señales, hace que estas industrias y estas empresas tengan un brillo renovado para poder enfrentar este reto.

Nos da satisfacción que las cifras que estamos manejando, son realistas. Verdaderamente, cuando uno habla de este tipo de proyectos, este tipo de inversiones, tiene que darse cuenta que se tienen que manejar cifras realistas, para que estos proyectos puedan, de verdad, ser efectivos. Cuando nos ponemos a hablar de cifras ilusorias, alejadas de la realidad, no estamos encontrándole la solución al problema, lo que estamos creando a veces son expectativas que no se pueden cumplir y que, a la larga, no logran el beneficio que se esperaba por muy buenas intenciones que se tengan.

En la Comisión de Seguimiento que tenemos en el COSEP, que nos mantenemos en permanente contacto con el equipo de Gobierno encabezado por el Comandante Arce, hemos hablado de que pensar en construir viviendas como para resolver en dos, tres, cuatro, cinco años el problema del déficit habitacional que tenemos, que seguramente supera más de medio millón de viviendas; pensar que vamos a resolver en tres, cuatro años ¡es imposible! Ni que nos mandaran miles de millones de dólares podríamos hacerlo, porque no existe la capacidad para hacer esos volúmenes; es un proceso que toma tiempo y que se debe planificar bien.

Por eso nos agrada que empezamos con cifras que sí podemos ejecutar; nos agrada que empecemos con cifras que el Gobierno, el Sector Privado y la población podamos darnos cuenta que se van a cumplir. De nada nos serviría decir que vamos a hacer 30 mil viviendas al año, aunque tuviéramos los recursos, porque la capacidad no se desarrolla de un instante para otro, sobre todo cuando estamos saliendo de una crisis tan difícil. Entonces hablar ya de cifras de 5 mil viviendas del sector público o con fondos del sector público, o tratando con viviendas del sector privado.

Y algo muy importante, que es la mejora de las viviendas existentes, el poder llevar a la población en el campo y en la ciudad, las remodelaciones, las ampliaciones, mejorar un techo y que sea un techo adecuado... hablar de 10 mil a 12 mil viviendas en estos parámetros, es una cifra que los constructores, los urbaniza-dores nicaragüenses podemos asumir. Nos da mucha satisfacción que los fondos estén disponibles, que nos podamos plantear metas cumplibles, para que luego la población no diga que nos reunimos hoy 14 de enero, que es un buen día porque estamos iniciando el año, estamos cerrando la primera quincena de este año con ánimo de trabajar duro ¡y de cumplir! Creo que eso es fundamental.

Los números alegres, que muchas veces por entusiasmo los decimos, no siempre son los que al fin y al cabo van a dar la respuesta. Tenemos que trabajar con números reales, que si nos va a llevar 10, 15 ó 20 años resolver el problema de la vivienda, tenemos que ser realistas y tenemos que darnos cuenta que nos va a llevar 10, 15 ó 20 años. Ojalá que podamos hacerlo, porque aún 10, 15 ó 20 años, es un plazo corto para un déficit tan grande como el que en el país existe, que además, se van agregando todos los años, 15 ó 20 matrimonios nuevos que demandan viviendas.

Sin embargo, lo importante es que empecemos, lo importante es que el esfuerzo lo estamos poten-ciando, lo importante es que nuestra industria va a recibir un respiro; que el Estado como tal, va a destinar recursos de los que tiene del INSS, va a destinar recursos fiscales para el subsidio de las tasas, y que el sector privado también tiene a la par de eso, el compromiso de aportar estos recursos.

Eso nos compromete a nosotros los constructores, como bien decía el Presidente, a construir con calidad; nos compromete a los constructores y a los urbanizadores, a mejorar nuestras normas de construcción, hacer cada vez diseños más efi-cientes, más económicos, para que con costos menores podamos darle mayores beneficios al usuario. Realmente es un reto importante el que se nos está planteando, estamos dispuestos a asumirlo con mucho ánimo, con mucha energía; los ingenieros nicaragüenses siempre hemos demostrado que hemos sabido ejecutar obras; los arquitectos nicaragüenses hemos sido excelentes planifica-dores, y vamos a continuar ese trabajo.

Por otro lado, el ofrecimiento que también nos hacen los Bancos, de apoyar no sólo al usuario final de la vivienda, sino apoyar además a las distintas empresas urbanizadoras y constructoras, que nos encontramos en este momento necesitados de esa energía y esos recursos, eso es algo que agradecemos profundamente. Sabemos que el esfuerzo no se va a quedar exclusivamente en construir estas 10, 12 mil viviendas, sino que el esfuerzo se va a extender a todo el sector de la construcción, dinamizar la economía por este medio, hacer llegar beneficios a los trabaja-dores, que son los que junto con nosotros están día a día sudando la gota gorda en la construcción. Eso creemos que va a ser beneficioso para el país, y en esa medida hay que saludar y agradecer este esfuerzo.

Igualmente, no dudamos que el Gobierno de la República va a destinar todos los recursos que pueda a lo largo del año, para aumentar la inversión pública, y que el beneficio y el repunte de la construcción se dé en el sector de la vivienda, que tanto se necesita, pero además, en otros sectores de la construcción que están débiles y necesitan apoyo.

Tenemos ya contactos con los desarrolladores de turismo, y estamos seguros que ya a partir del mes de junio, tal vez un poco antes, en la medida que el financiamiento lo permita, se van a iniciar proyectos asociados a la Ley de Costas. De esa manera estaríamos diciéndole a la población y diciéndole a todos los sectores económicos del país, que las dos leyes que tanto trabajamos el año pasado, que logramos acuerdos y soluciones, como son la de Vivienda y de Costas, que están encaminadas a beneficiar desarrolla-dores, urbanizadores y constructores, son una realidad y están dándose ya beneficios concretos.

Casualmente, el próximo sábado hay reuniones con los desarrolladores de proyectos de turismo, ellos ya están viendo posibilidades de finan-ciamiento, que va a ser otro de los elementos que va a beneficiar al sector construcción. Si logramos desarrollar la vivienda como efectiva-mente ya lo estamos desde aquí iniciando; desarrollamos proyectos turísticos que generan mucha mano de obra, y logramos que la inversión pública se pueda focalizar y aumentar a lo largo del año en los proyectos de carreteras, que ya están planificados, proyectos de energía que están ya iniciándose, y otra serie de proyectos que se han estado llevando, estamos seguros que la crisis del empleo que tenemos, estamos seguros que la cantidad de trabajadores que llegan a nuestras empresas a buscar trabajo, ya para septiembre, octubre, deberán ser muy pocos. Creo que ese es el esfuerzo que debemos de tener.

Nuevamente saludamos este esfuerzo conjunto del Gobierno y la Empresa Privada; creemos que estamos ya obteniendo beneficios del trabajo que se ha hecho, y esperamos que a lo largo del año mantengamos, a como lo hicimos el año anterior, esta Agenda permanente de comunicación; el COSEP y las Cámaras estamos abocados a trabajar en resolver los problemas económicos, en comuni-cación y en conjunto con el Gobierno. Estos logros concretos, la población los va a apreciar y podamos posiblemente legar a nuestros hijos, en el término de unos pocos años, todos estos problemas se van a ir resolviendo.

Gracias señor Presidente por la oportunidad, y saludos para todos los presentes.

Palabras de Daniel

Gracias, Mario Zelaya, Presidente de la Cámara de Construcción. Claro que es muy importante la construcción en el área del Turismo, que es otro campo que estamos desarrollando, aquí está Mario Salinas, Director de Turismo; está Judith también, que es la encargada de los programas de vivienda, del INVUR. El Turismo es un potencial que, yo diría, ya está en desarrollo.

Mario decía algo muy importante... aquí estamos manejando un proyecto basado en nuestras posibi-lidades reales, no podemos estar creando falsas expectativas. Podríamos decir en estos momentos que vamos a construir 100 mil viviendas en los próximos dos años, pero estaríamos mintiendo, sería una gran mentira. ¿A quién se le podría ocurrir? Y se le puede ocurrir de repente, en períodos preelectorales, ya estamos en período preelectoral, y decir alguno, yo voy a construir 100 mil viviendas... ¡no! yo voy a construir 200 mil, yo voy a construir 500 mil.

Pero la verdad es que aquí estamos con un proyecto que tiene que ver con las capacidades financieras, las capacidades constructivas del país. Y las financieras, en primer lugar, porque si no hay financiamiento la capacidad cons-tructiva está ociosa, y el trabajador vinculado a la construcción desempleado y la familia que está esperando una vivienda, sigue esperándola.

Aquí lo importante es que estamos hablando de un programa que está incorporando 45 millones de dólares del INSS, y 45 millones de los bancos privados, esto suma 90 millones; es decir un financiamiento de 1,800 millones de córdobas, comprometido para este año 2010, para construir 4,800 casas. Ese es el compromiso en esta reunión, en este Consejo... yo insisto en los Consejos, este es un Consejo del Poder de la Construcción de Viviendas para el beneficio del pueblo.

Aquí el compromiso son 4,800 viviendas, a esto agregamos las otras que ya les mencionaba, las que va a construir el ALBA, las que sigue construyendo el ALBA, las que se construyen a través de las Alcaldías. Pero este compromiso es de 4,800 viviendas de carácter social, y está respaldado por una disposición financiera de 1,800 millones de córdobas, con el impacto que tiene en empleo, comercio, etc.

Menciono algunas de las urbanizaciones que ya están desarrollándose: la urbanización Las Delicias, Ciudad El Doral; en Chinandega, la Urbanización San Carlos; en Managua, Jardines del Rosario, Valle de Sandino; en Granada, Praderas del Mombacho; Reparto Xiloá en Managua, Reparto San Lucas y la urbanización Valle Santa Rosa.

Son las que tengo aquí a mano, seguramente habrá más urbanizaciones, y espero tener más datos de todas las urbanizadoras en un próximo encuentro que tengamos, para evaluar. A mediados de año tenemos que evaluar cómo se está comportando este acuerdo, cómo se está ejecutando este acuerdo, porque este es un compromiso que estamos asumiendo nosotros con los nicaragüenses.

Tenemos que darle un seguimiento, a través del mecanismo que tenemos entre la Empresa Privada, la Banca, el COSEP y el Gobierno, ese mecanismo que nos permita darle seguimiento... bueno, ¿cuánto está saliendo ya de financiamiento? ¿Está saliendo el financiamiento? ¿Están yendo a retirar financiamiento los desarrolladores? ¿La construcción está operando? ¿A qué por ciento está operando? Porque el éxito es que alcancemos el 100%, incluso que rebalsáramos ese 100%, eso sería lo extraordinario, de la meta que tenemos programada para este año 2010.

Estamos hablando, como les decía, que el finan-ciamiento está asegurado y todos los actores, desarrolladores, para entrar en este esfuerzo, están aquí reunidos, asumiendo este compromiso ante el pueblo nicaragüense.

Aquí, le voy a hacer un comercial al Proyecto San Jerónimo en Masaya. Este proyecto no lo leí en la lista, por lo menos ya empezó el adoquinado, está cerca de la INCA. La casa modelo es de dos habi-taciones, sala, área de cocina y lo importante es que tengan, como les decía, un poco de terreno para que la gente pueda sembrar y pueda ampliar, que no quede constreñida.

Aquí me está explicando Juan Bautista, que esta lista que tenemos aquí es de los proyectos que están financiando el INSS; aparte está la otra lista que no tenemos a mano, de los proyectos que se están financiando.

¿Tiene la lista, por favor? Es bien importante para que la población esté atenta dónde están desarrollándose estos proyectos: Xiloá, San Andrés, Valle Santa Rosa, Las Delicias, Villa Sol, Valle Sandino, Ciudad El Doral, Alto de La Sabana, Ciudad San Sebastián, San Jerónimo, este es el que mencionaba de Masaya, Mayales; en Managua, Mirador San Judas, otro desarrollo urbano en Managua, Robledal, en el sector de Las Jagüitas, Residencial Valle Verde, Vistas del Momotombo, en el kilómetro 21 de la Carretera Nueva a León, Santa María de las Victorias, La Aurora, esto en la Carretera Norte; Castelnica en Las Mercedes, Campo Bello, Santa Eduviges, Urbanización San Lucas, Villa Xiloá, Praderas del Mombacho, San Carlos. Aquí tenemos ya combinadas las que está desarrollando el INSS y las que están aprobadas para financiamiento.

Está disponible el financiamiento, no ha sido retirado todo; están disponible 1,800 millones, de esto ya está comprometido una parte, pero yo diría que más de la mitad del financiamiento estaría disponible. El reto lo tienen ahora los urbanizadores, los desarrolladores, para poder hacer uso de ese financiamiento disponible y que no esté ese dinero dormido en el INSS, ni dormido en los bancos, sino que es un dinero de los trabajadores del INSS, que va a beneficiar a los mismos trabajadores. En lugar de que esté metido en un banco, ese dinero va a construcción de viviendas que benefician a los mismos traba-jadores; de igual manera, el dinero que tienen los bancos y que están disponiendo para estos proyectos, va a movilizarse en beneficio de las familias nicaragüenses en los diferentes barrios de nuestro país.

Quiero concluir dando a conocer este Decreto, que no va a levantar polémica, creo yo. Bueno, podría levantar polémica la decisión que tomé de enviar el Contingente de Ayuda Humanitaria a Haití, porque materialmente era imposible cumplir con lo que establece la Asamblea Nacional... para poder enviar este contingente, tendría que haberle comunicado a la Asamblea Nacional que convocara al Plenario, para que el Plenario aprobara la salida del contingente, así está la normativa.

Entonces, para salvar la situación, como ésta es una emergencia, lo que he hecho es enviarle una Comunicación al Presidente de la Asamblea Nacio-nal para que a su vez le comunique a la Asamblea Nacional que ante la emergencia estamos sacando, ya está en Haití la Brigada, los dos aviones AN-26 con los 34 compañeros que están brindándole apoyo al pueblo haitiano.

Les decía que este Decreto reforma al Decreto 50-2009, Reglamento de la Ley No. 677, Ley Especial para el Fomento de la Construcción de Viviendas y de Acceso a la Vivienda de Interés Social. Aquí vienen los artículos con las disposiciones, por ejemplo, menciono el Numeral 1, del Artículo 137, se leerá: “El reconocimiento del Crédito Fiscal aplicará para el año en que ocurra, pudiendo trasladarse a siguientes períodos fiscales conforme el plazo establecido para la prescrip-ción en el Código Tributario de la República de Nicaragua.” Es una reforma que se ha hecho para flexibilizar.

El Numeral 3: “Para efectos de la deducción del Crédito Fiscal, en el pago de anticipo mensual de Impuesto Mínimo Definitivo o liquidación corres-pondiente en la declaración anual del IR, conforme al Artículo 19 de la Ley 712, Ley de Reformas y Adiciones a la Ley Número 453, Ley de Equidad Fiscal, y a la Ley Número 528, Ley de Reforma y Adiciones a la Ley de Equidad Fiscal, y Artículo 33 de su Reglamento, las instituciones financieras reguladas por la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras, deberán obtener de parte del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, el correspondiente certificado de Crédito Fiscal, Ley número 677. Este instru-mento y el crédito inherente al mismo, podrá ser negociado por la institución originaria del Crédito Fiscal, con otras instituciones bancarias reguladas por la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras, para los fines establecidos en la Ley 677.

Para obtener el certificado de crédito, la insti-tución financiera lo solicitará por escrito al Ministerio de Hacienda y Crédito Público, por medio del Fondo Social de Vivienda (FOSOVI) detallando el monto total del subsidio corres-pondiente al período fiscal a declarar, otorgado a los clientes acogidos a la presente Ley.

Recibida la solicitud, el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, solicitará al INVUR, la emisión de una constancia de veracidad de los montos solicitados por las instituciones finan-cieras para fines de la emisión del certificado de Crédito Fiscal, Ley Número 677”.

Esto tiene que hacerse rápido, no podemos caer en el burocratismo, que se detenga por aquí, que se detenga por allá, y entonces nunca se ejecuta la Resolución. Tiene que haber un mecanismo expedito.

El Numeral 4 del Artículo 137 se leerá: “Las instituciones financieras que otorgan préstamos hipotecarios para viviendas de interés social, para acreditarse contra las obligaciones fiscales derivadas del Impuesto Sobre la Renta, el Certificado de Crédito Fiscal de Vivienda, Ley 677, deberán presentarlo ante la Administración de Rentas y/o la Dirección de Grandes Contri-buyentes, las que aplicarán como crédito respecto al monto resultante del impuesto a pagar. Sin embargo, al monto de la liquidación de la declaración anual del IR, el valor del Crédito Fiscal debe estar registrado como ingreso gravable tal y como lo contempla el Artículo 100 de la Ley 677.

Los informes y otros documentos, que la Dirección General de Ingresos obtenga del Instituto de la Vivienda Urbana y Rural, son pruebas para efectos de determinar el IR, que corresponda a las instituciones financieras derivadas de la Ley 677. Todos los demás aspectos administrativos y tributarios relacionados con la Ley 677 y su Reglamento, serán regulados mediante normativa que para tal efecto emitirá el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, la Dirección General de Ingresos y el Instituto de Vivienda Urbana y Rural.

Yo agregaría aquí este Consejo, o sea, que el Consejo nombre su representación a la hora de la normativa del Reglamento, porque después pueden haber malos entendidos, y entonces, para que no haya malos entendidos, ponerse de acuerdo.

El presente Decreto entra en vigencia a partir de esta fecha, sin perjuicio de su posterior publicación en La Gaceta, Diario Oficial. Dado en la Ciudad de Managua, Casa de Gobierno el día 14 de enero del año 2010”. Voy a firmar este Decreto ahorita, para que lo enviemos y sea publicado.

Como les decía, estamos flexibilizando, pero están siempre los elementos, fíjense cuántas instituciones entran, hay tres, cuatro institu-ciones. Lo importante es que a la hora de operativizar todo esto que está aquí definido, se pueda hacer con fluidez, y no que se retuvo en una institución ¡y se paralizó entonces la acción! Nos afecta todo el programa y queda la gente esperando que le construyan su vivienda, por eso debemos tener un monitoreo, un seguimiento permanente sobre la ejecución.

Muchas gracias, hermanos nicaragüenses, que han estado pendientes de esta transmisión, y muchas gracias a todos los presentes, que estamos comprometidos en este Programa Solidario, porque este es un Programa Solidario de una Vivienda Social para los nicaragüenses. Buenas noches.