NICARAGUA : Entrega de 2,537 Títulos de Propiedad a familias de Managua

Printer-friendly versionSend by emailSend by email

Entrega de 2,537 Títulos de Propiedad a familias de Managua
16 de junio de 2010

Palabras de Rosario

Muy buenas tardes, queridas compañeras, compa-ñeros, familias de todos los Distritos de Managua... 2,537 familias se reúnen hoy en esta nueva Asamblea de la Unidad, de la Reconci-liación, de la Justicia y de la Paz. Nos honra, presidiendo esta Asamblea, el Cardenal de la Paz, Su Eminencia Miguel Obando y Bravo, Pastor de la Reconciliación y de la Unidad del pueblo nicara-güense por el Bien Común.

Nos sentimos contentos de estar con ustedes, protagonizando esta nueva entrega de títulos en cumplimiento de la palabra empeñada por nuestro Comandante Daniel, Presidente de todas y todos los nicaragüenses.

Juntos como hoy, en Unidad, en Reconciliación, construyendo la Paz, avanzamos las familias nicaragüenses hacia días mejores. Juntos, traba-jando por mejorar nuestras vidas, avanzamos las familias nicaragüenses, por un porvenir mejor para nuestros hijos, para nuestros nietos. Por una sociedad donde el Bien Común nos reúna. Por una sociedad donde el trabajo de todos sirva a todos. Por una sociedad más allá del egoísmo; una sociedad donde aprendemos a compartir, a reunirnos, a unir esfuerzos, a unir voluntades, y sobre todo, a ser Justos, Cristianos, Socialistas y Solidarios.

El Socialismo, desde la conciencia, en términos de valores, de ideales, que vamos construyendo todos los días, porque nos sentimos Seres Humanos con Derechos y porque vemos en el otro, a Seres Humanos también con Derechos, y porque, unidos, podemos trabajar desde esa conciencia de prójimo para alcanzar todos juntos nuestros Derechos.

Hoy, 2,537 familias, como decíamos, de los Distri-tos II, III, V, VI y VII de Managua, estarán recibiendo de manos de l@s compañer@s de la Intendencia de la Propiedad, que representan la voluntad y el compromiso de nuestro Presidente, sus títulos de propietarios en esta Nueva Nicaragua, donde queremos avanzar como propie-tarios, como empresarios, como productores, con el Derecho a ser propietarios, empresarios, productores, todos los nicaragüenses.

Quiero saludar, la presencia de nuestro Pastor, por supuesto, el Cardenal Miguel Obando y Bravo y, la presencia de las autoridades, compañeras del Poder Ciudadano de estos Distritos, la compa-ñera Cándida Huete, Representante Delegada del Poder Ciudadano; las compañeras Claudia González y Marcia Silva; la Doctora Yara Pérez, quien trabaja todos los días para alcanzar las metas trazadas por nuestro Presidente, desde la Inten-dencia de la Propiedad; y el compañero Nelson Artola, Secretario Ejecutivo de la Comisión de Reconciliación, Justicia y Paz, que preside Su Eminencia.

Dejamos entonces, el Mensaje del Pastor de la Reconciliación, la Unidad, la Justicia y la Paz, Cardenal Miguel Obando y Bravo.

Palabras de Su Eminencia
Cardenal Miguel Obando y Bravo

Señor Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra; señora doña Rosario Murillo; honorables miembros de la mesa que presiden, hermanas y hermanos todos en Cristo Nuestro Señor. Es un gusto saludarles a todos muy respetuosamente... ¿Le echamos antes un viva a la Virgen? ¿Quién causa tanta alegría? ¡La Concep-ción de María! ¡María de Nicaragua! ¡Cristo Ayer, Cristo Hoy, Cristo Siempre!
En el Capítulo X de los Hechos de los Apóstoles, se nos habla de un hombre llamado Cornelio, un hombre honesto, tenía su familia, hombre de oración, hombre que practicaba la virtud de la Solidaridad, daba limosna y ayudaba a los pobres. Un día tuvo una visión, un ángel le dijo: Cornelio, las obras de Solidaridad que has hecho, han llegado hasta Dios, y Dios está muy contento.
Y se le apareció un ángel que le dijo: el Señor está muy contento con la labor que tú realizas, pero manda a algunos hombres que vayan a hablar con Simón Pedro, que se encuentra en un lugar que se llamaba Hope.

Aquel hombre buscó dos criados que tenía, y un soldado que era de su confianza y muy piadoso, los mandó para que fueran a ver a Pedro, que se encontraba en casa de otro hombre que se llamaba un Simón curtidor. Mientras los hombres se dirigían a Hope a pie, Pedro subió a la terraza de la casa donde estaba en Hope, se entregó a la oración y tuvo una visión... una especie de tienda de campaña bajaba cargada de animales de toda clase, y oyó una voz que le decía: Pedro, come. Acuérdense que los judíos no podían comer cualquier carne. Él dijo: Señor, ¿cómo voy a comer si estos son animales impuros? No llames impuro, le dijo la voz, lo que Dios ha purificado.

Él se despertó de aquella visión pensando qué significaría. Mientras estaba meditando, llegaron los hombres que mandaba Cornelio. Llegaron, golpearon la puerta, y dijeron: ¿aquí vive Simón Pedro? Sí, aquí está en la terraza. Que baje. Simón Pedro bajó y le dijeron aquellos hombres: venimos de parte de Cornelio, hombre solidario, hombre que agrada a Dios, hombre que es muy querido por el pueblo, venimos para llevarlo a Cesarea. Pedro los hizo pasar adelante, les dio de comer y al siguiente día, marchó Pedro con un grupo de personas, y llegó donde estaba Cornelio.

Cornelio al verlo le hizo una reverencia y se arrodilló y le dijo Pedro: no te arrodilles, yo soy un hombre como tú. Pasó adelante, y le contó Cornelio la visión que había tenido, y Pedro lo animó y le dijo: yo estoy aquí, un judío no puede entrar en la casa de un pagano, pero Dios, con la visión me ha hecho ver que no hay distinción de clase, estamos aquí contigo. Y mientras hablaba, se dio cuenta que aquel hombre tenía las luces de lo alto, y lo bautizó. Dios premió la Solidaridad de aquel hombre con su familia, dándole el Bautismo.

Dios premia a la persona que es Solidaria, a la persona que realmente practica la Caridad. Y la Caridad tiene dos dimensiones: la vertical, el Amor a Dios; y la horizontal, el Amor al prójimo. Yo creo que también las personas que están traba-jando aquí en el Gobierno y las personas que le ayudan, están practicando la Virtud de la Soli-daridad.

No sé cuántos títulos van a dar el día de hoy.... este es fruto del trabajo, aquí los tenemos, 2,537 títulos. Agradecemos a Dios, al Presidente, a la Doctora Yara y a todo el personal que trabaja, porque este es fruto de un equipo. Démosles un aplauso.
Palabras de Daniel

Buenas noches, ¿cómo están? ¿Cómo se encuentran? Cada vez que nos preguntan ¿cómo estás? ¿cómo están? decimos: bien, gracias a Dios. A pesar de las dificultades, a pesar de atravesar momentos difíciles. Aquí tenemos varios hermanos y hermanas en sillas de ruedas; una joven, bien joven, está con un niño; una señora, un compañero que perdió la pierna, me imagino por problemas de azúcar, ¿verdad?

En Nagarote encontramos un día de estos, a una señora que perdió una pierna, estuvimos conver-sando con ella para ver cómo apoyarla y que no vaya a perder la otra pierna, porque el azúcar necesita mucho cuidado, mucha atención. ¿Usted tiene atención médica? Sí. Y otra muchacha que está en la silla de ruedas ¿cómo te llamás? Alma Iris, ¿y el compañero se llama? Bartolo; y vos ¿cómo te llamás? Antonio Tercero, vos lo movés como bicicleta. La señora ¿cómo se llama? Antonia Gutiérrez... ¡cuántas mujeres reunidas aquí! La inmensa mayoría mujeres.

Queridos hermanos nicaragüenses, queridas fami-lias nicaragüenses, que nos están escuchando, que nos están viendo hasta allá en Waspam, en la Región Autónoma del Atlántico Norte, Waspam que está a orillas del Río Coco, del Río Wangki; también nos están escuchando y nos ven en Bilwi, en Bluefields, en San Carlos. Ahora, la televisión nacional está penetrando a todos esos lugares, donde antes penetraba televisión de países hermanos, ahora llega la televisión nacional a todos esos lugares.
Es importante que a través de un medio de comunicación como es la televisión y la radio, las radios están transmitiendo también, se escucha la palabra de Su Eminencia el Cardenal Miguel Obando y Bravo, Príncipe de la Iglesia; que ha venido trabajando siempre por la Paz, por la Reconciliación.

Si una familia no tiene su título de propiedad, esa familia no puede estar en Paz, por pequeño que sea el lotecito que tiene, si no tiene el título de propiedad, no está segura, porque sabe que en cualquier momento la pueden llegar a sacar. Si es una familia campesina que está en una finquita pequeña o mediana, igualmente, esa familia no puede estar en Paz, si no tiene su título de propiedad, porque de lo contrario, corre el riesgo que de repente lleguen a desa-lojar a la familia de su finquita, No se sienten seguros para trabajar la finca tampoco, cuando no tienen el título de propiedad.

Y en el mensaje que hacía Su Eminencia nos hablaba de la Solidaridad y, de ahí la importancia de compartir la Tierra; la Tierra no es bueno que esté en manos de pocas personas. La Tierra nos las dio el Señor a todos y a todas; no dijo que se adueñara de la Tierra una persona o dos personas o cuatro personas. No dijo eso, sino que se la ofreció a la Humanidad... la Tierra con todas sus riquezas.

Por eso es que venimos haciendo este trabajo, donde los compañeros y las compañeras de la Intendencia de la Propiedad, que encabeza Yara; los compañeros de la Procuraduría, van día a día trabajando para que, luego, ese trabajo se convierta en título de propiedad. Es un trabajo tedioso, que no es simplemente agarrar este título y llenarlo, sería fácil... ¡no! Hay que delimitar cada pedacito de tierra, cada lotecito hay que delimitarlo, porque si no después viene el pleito... no, que esto es mío, que esto no es tuyo.

Entonces, tiene que delimitarse aquí, tanto el lote como la finca para los campesinos; igual-mente para los hermanos de las comunidades de los Pueblos Originarios de las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y del Atlántico Sur. Esos hermanos ya han recibido simplemente lo que es el reconocimiento de un Derecho Histórico que ellos han tenido ahí, sobre más de 22 mil kilómetros cuadrados. Ya tienen ellos sus títulos, que es el reconocimiento del Estado nicaragüense a ese Derecho Histórico.

Y se les sigue entregando, porque ahí vamos a llegar hasta los 32,000 kilómetros cuadrados, todas esas comunidades desde el Río Wangki hasta el Río San Juan, fíjense, en toda la Costa del Caribe de Nicaragua. Comunidades que tienen una vida, como lo dice la palabra, comunitaria, viven ahí juntos como una sola familia; ahí no hay división entre casa y casa... ¡no! están las casas de ellos en el mismo territorio y comparten la Tierra y la trabajan juntos. Es una vida comunitaria.

Aquí la situación es más compleja, porque las tierras de Managua, por ejemplo, eran tierras que estaban en manos de muy pocas personas... en toda la Zona del Pacífico igual; en toda la Zona Central igual. En cambio, en la Región del Caribe, ahí las comunidades lograron mantener siempre una posesión de esas tierras. Aquí no, primero, fueron despojados nuestros antepasados indígenas; después se apropiaron de la tierra ¿quiénes? Los que tenían más fuerza, aprovecharon la fuerza, aprovecharon el poder para apoderarse de las tierras. Y por eso fue necesaria la Reforma Agraria y la Reforma Urbana, tuvimos que hacer Reforma Agraria y Reforma Urbana.

Y esto que estamos haciendo, desde enero del año 2007 hasta la fecha, no es más que una conti-nuación de la legalización de títulos de pro-piedad, de familias que han estado ahí por años. Yo me he encontrado familias que tienen más 30 años de habitar en una casa, y no tienen el Título de Propiedad, están inseguros, porque en cualquier momento los pueden intentar sacar de la propiedad.

También el compromiso que teníamos con los desmo-vilizados del Ejército, del Ministerio del Interior, de la Resistencia Nicaragüense; ese es otro compromiso, entregarles a ellos tierras, sus lotes. Pero no solamente esto de entregar la tierra y luego el título, sino que, acompañar la entrega de tierra con lo que conocemos como el Plan Techo, para que puedan proteger la vivienda, la casita... que si es de plástico el techo, pues que sea de zinc, que desaparezcan los techos de plástico y que los repongan con los techos de zinc. Es lo mínimo que podemos aspirar.

Y lo que estamos haciendo en estos momentos, más de 2,500 pequeñas viviendas, Casitas para el Pueblo, para familias que vivían en condiciones infrahumanas, que con las lluvias las casitas se les cae. Se les ha estado haciendo la casita, que ya se levanta con sus paredes, con sus pilares, con su techo; pero además, se les va a incorporar también el servicio higiénico a la casita. Esto se está haciendo con las Brigadas de la Juventud Sandinista y todos aquellos jóvenes nicaragüenses que tienen un espíritu de Solidaridad. Esa es la Solidaridad... ¡apoyarnos unos a los otros, todos los nicaragüenses!

En esta noche, del Distrito II, de los barrios Anexo Batahola Sur, Reparto España, San Sebastián, El Boer, Linda Vista Norte, Rafael Ángel Ríos, van a recibir 515 Títulos de Propiedad. Del Distrito III: los barrios Hialeah, Jonathan González, La Zacatera, Los Martínez, Sierra Maestra, Hilario Sánchez y Primero de Mayo... 442 Títulos de Propiedad. Del Distrito V: Barrio 11 de Mayo, 18 de Mayo, Anexo Walter Ferreti y, 22 de Enero. Distrito VI... Barrio Camilo Chamorro, Concepción de María, Jorge Casally, La Primavera, Los Laureles Sur, Santa Elena, Villa Reconci-liación, Waspán y Waspán Norte. Y del Distrito VII... 685 Títulos se van a entregar, el más numeroso, los barrios 8 de Marzo, Lomas de Guadalupe, Laureles Sur, Manuel Fernández y Nueva Nicaragua.

En total, 2,537 Títulos; de éstos, van a recibir el Título, con su nombre y apellido, 1,263 mujeres cabezas de familias. Porque antes, el Título era sólo a nombre del hombre las propie-dades, decían antes... que la casa, a nombre del hombre; el terreno, a nombre del hombre, que la finca, a nombre del hombre. Ahora ya no... ¡a nombre de las mujeres!

Les voy a pedir, queridos hermanos, que nos pongamos de pie para hacer el Juramento que hacemos siempre, para cuidar de estos lotes... ¡es la Tierra, la Madre Tierra que nos da abrigo! Levantando la mano, por favor.

“Los propietarios y propietarias, queremos vivir y heredar una Nicaragua mejor. Ante Dios, mi Patria, mi familia y mi comunidad, como legítimo dueño de mi propiedad, me comprometo con la Patria y ese Futuro Mejor que todas y todos queremos, a realizar las siguientes acciones de Amor a nuestro País:
1.No despalar, cuidar, conservar y proteger las especies animales y forestales en mi parcela o lote.

2.Reforestar mi parcela o lote.

3.Evitar los incendios, no quemar la basura, sino enterrarla.

4.Instalar y mantener limpias las letrinas.

5.No botar basura para evitar que ésta llegue a los ríos, lagos, lagunas y cauces que estén dentro y/o cerca de mi lote o parcela.

6.Proteger las fuentes de agua de mi comunidad.

7.Respaldar el Plan Ambiental y el Plan de Salud de mi comunidad.
Esto lo hacemos en nombre de Dios, de la Patria, de la familia y la comunidad”.

Queridos hermanos, queridos compañeros, queridas familias, queridas mujeres, queridos niños, niñas, juventud... antes que venga la lluvia, porque ahora está lloviendo en cualquier momento, hace falta la lluvia, es necesaria la lluvia; los compañeros ya tienen listo el equipo para pasar a entregar más de 2 mil Títulos de Propiedad, que vienen sumando... hoy llegamos al Título número 60,000, de Propiedad, urbana y rural, más los 22 mil kilómetros cuadrados de la Costa Caribe. Así es que vamos adelante, hermanos, ¡por Más Victorias!

¡Que viva Nicaragua bendita y siempre libre!

Declaraciones de Rosario después de la entrega de 2,537 Títulos de Propiedad a familias de Managua
16 de junio del 2010

Pregunta de Periodista

Buenas noches compañera Rosario... Son sobre todo mujeres, Compañera, a las que se les está entre-gando su título de propiedad.

Palabras de Rosario

Estamos hoy de fiesta nuevamente, porque cada día que nosotros le cumplimos a nuestro pueblo, como le cumplimos a Dios, nos sentimos contentos, nos sentimos reconocidos. La alegría del pueblo, la alegría de las familias el día de hoy, nos motiva, nos regocija y nos compromete a seguir trabajando, a seguir avanzando en esta ruta de Restitución de Derechos.

60 mil familias, que en 3 años y medio han sido tituladas, y que ya se sienten seguras y tran-quilas, construyendo sueños en sus propios terre-nitos, en sus propias parcelas en la ciudad o en el campo, siendo propietarios. Qué importante es pensar en un país de propietarios pequeños, medianos y grandes; de productores pequeños, medianos y grandes; de emprendedores empresarios pequeños, medianos y grandes. Un país donde se trabaja con Derechos, cada uno sintiéndose con el Derecho a ser sujeto económico, desde su pers-pectiva, desde su situación particular, y aportar a la creación de riqueza para compartirla. Eso es Cristianismo, eso es Socialismo y eso es Solidaridad.

Este es un Gobierno que se ha trazado una ruta de Principios, de Valores. Nosotros trabajamos desde los Valores Humanos, desde los ideales, desde la mística que ha caracterizado al Proyecto Sandinista a lo largo de la Historia y nos esforzamos por hacer realidad esos Valores, en una práctica de todos los días, a pesar de las limitaciones económicas.

Por eso podemos asegurar que vamos adelante en
un proceso, donde poco a poco alcanzamos satis-facción de la población, y donde sabemos que quien todavía no ha recibido un beneficio, tiene esperanza y tiene confianza. Eso es lo impor-tante, que la gente está optimista, que sabe que hay un Gobierno comprometido con los Derechos de los ciudadanos, sea gente empobrecida, sea gente que pertenece al sector de la clase media o gente pudiente, como se dice popularmente en nuestro país.

Hay una ruta de Restitución de Derechos, un Go-bierno que reconoce los Derechos de todos, que trabajamos procurando consensos, procurando alian-zas, respetando los Derechos de todos. Pero que además y, sobre todo, trabajamos desde los Valo-res Humanos, familiares, los Valores culturales; el reconocimiento del Cristianismo, como eje de nuestra propuesta social, de nuestra propuesta política también, porque para nosotros la polí-tica está hecha de Valores, los Valores Cristia-nos, amar al prójimo, sentir al prójimo y ser Justos y Solidarios.

En el lenguaje del Cristianismo tradicional se habla de Caridad, la Caridad y la Solidaridad, pero todo eso junto, es el Amor... Aquí se está practicando el Amor todos los días. Estas entregas de títulos son precisamente una demostración de Amor, de responsabilidad y de tomar en serio cada promesa y garantizar su cumplimiento.

Por eso decimos que la gente tiene confianza, por eso decimos que la gente todos los días trabaja con Fe en el porvenir; por eso nos sentimos contentos y por eso le damos gracias a Dios todos los días y al pueblo que confía en nosotros. Muchas gracias.